Nuestro Sitio Web utiliza cookies propias y de terceros para personalizar la navegación, y mejorar sus servicios mediante el análisis de los hábitos de navegación de los usuarios. Si continua navegando, Usted acepta su uso de conformidad con nuestra Política de Cookies. Ver más información / X

Dermatología

Dermatología Dermatología

Alopecia y trastornos de las uñas

El pelo y las uñas son estructuras anexas de la piel que nos ayudan a protegernos del medio exterior, incrementan la sensibilidad al tacto y, en el caso de las uñas, nos ayudan a realizar movimientos de precisión.

Cabello y uñas

Ambas estructuras son tejidos en constante regeneración, que necesitan de un aporte nutritivo esencial (aminoácidos, oligoelementos y vitaminas) para mantener su función y estructura.

Tanto el pelo como las uñas están compuestos, al igual que la piel de la que derivan, de la proteína estructural llamada queratina, que es rica en aminoácidos azufrados como la cistina.

Ambas estructuras están expuestas a constantes factores agresivos externos (acción local de agentes físicos y químicos, microtraumatismos repetidos, inmersión frecuente en agua, el sol , etc.) como internos (estrés, fatiga, embarazo, menopausia, etc.) sobreañadidos. Estos pueden debilitarlos y, junto con unos hábitos dietéticos inadecuados, la predisposición genética, y otros factores endógenos pueden deteriorar la estructura y las características del cabello originando un pelo débil, frágil, con pérdida de brillo y de flexibilidad que puede favorecer su caída (alopecia) o uñas frágiles y quebradizas.

La caída del cabello conocida como calvicie común o alopecia androgenética es debida a una predisposición genética que intensifica la acción de la hormona testosterona en los folículos pilosos de determinadas áreas.

Productos

Más Compartir