Nuestro Sitio Web utiliza cookies propias y de terceros para personalizar la navegación, y mejorar sus servicios mediante el análisis de los hábitos de navegación de los usuarios. Si continua navegando, Usted acepta su uso de conformidad con nuestra Política de Cookies. Ver más información / X

Dermofarmacia

Dermofarmacia Dermofarmacia

Cuidado de las uñas

Las uñas son estructuras vivas que crecen continuamente. Están formadas principalmente por queratina, agua y lípidos, lo que les confiere una alta permeabilidad (son 1000 veces más permeables al agua que la piel), por eso se deshidratan y debilitan con mucha facilidad.

Uñas frágiles y desprotegidas

Además, el hecho de que siempre estén desprotegidas y expuestas a múltiples agresiones externas, perjudica su integridad. Factores ambientales (frío, agua, etc.), químicos (detergentes, esmaltes coloreados, etc.) y mecánicos (muchos trabajos de tipo manual) van alterando poco a poco la estructura de las uñas, debilitándolas, deshidratándolas y disminuyéndoles su ritmo de crecimiento.

 

El cuidado diario mediante productos específicos destinados a proteger, hidratar y regenerar las uñas, nos ayudará a potenciar su vitalidad y belleza natural.

Recomendaciones para uñas frágiles y quebradizas:

  1. Mantener las uñas limpias y secas para prevenir las infecciones por microorganismos debajo de la uña.
  2. Hidratar las uñas frecuentemente con cremas específicas para ello.
  3. Aplicar un endurecedor o vitalizador de uñas, que no contenga tolueno, sulfonamida o formaldehído.
  4. Proteger las manos con guantes de goma cuando se trabaje o contacte con agua, detergentes, o agentes químicos agresivos, durante períodos largos.
  5. Llevar las uñas cortas y ligeramente redondeadas para evitar posibles fisuras o desprendimientos.
  6. Tener una lima de fina textura a mano para prevenir futuros daños y reducir la rotura.
  7. Cortar las uñas después del baño, ya que si están secas hay más posibilidad de rotura.
  8. Usar quitaesmaltes sin acetona. La acetona produce una excesiva sequedad y aumenta el riesgo de rotura y descamaciones.
  9. No retirar la cutícula cuando se hace la manicura, ya que protege las uñas de posibles infecciones. Utilizar un producto adecuado para ablandarla y apartarla con un palito suavemente.
  10. No abusar de las uñas como si fueran herramientas (acción de palanca, rascar, hurgar, etc.)
  11. Evitar el hábito de comerse las uñas.
  12. Tomar un complemento nutricional que contenga una combinación de nutrientes para el correcto crecimiento de la uñas y la mejora del aspecto, la consistencia, la resistencia y la elasticidad de las mismas.

Productos

Más Compartir