Nuestro Sitio Web utiliza cookies propias y de terceros para personalizar la navegación, y mejorar sus servicios mediante el análisis de los hábitos de navegación de los usuarios. Si continua navegando, Usted acepta su uso de conformidad con nuestra Política de Cookies. Ver más información / X

Dermatología

Dermatología Dermatología

Hiperhidrosis

Las glándulas sudoríparas se encuentran en la piel y están implicadas en el fenómeno fisiológico de la transpiración o sudoración que regula la temperatura corporal. 

La glándula sudorípara

La actividad de la glándula sudorípara está influida por diferentes factores (la genética, las hormonas, las variaciones de temperatura, el estrés, las emociones, etc.). Cuando el sudor es excesivo, más allá del necesario para la termoregulación o hay una respuesta exagerada a los estímulos, se considera que existe una hiperhidrosis (exceso de sudor patológico).

 

Generalmente, la hiperhidrosis afecta a las zonas corporales donde se concentran más glándulas: manos, cara, axilas y pies. Las personas que la presentan tienen un mayor riesgo de desarrollar infecciones cutáneas, como verrugas, pie de atleta y queratolisis punteada..., debido a que la maceración que sufre la piel altera su función barrera-protectora. Puede llegar a ser una afección discapacitante con implicación social que causa angustia y una pérdida de calidad de vida a los pacientes. Se estima que afecta al 0,5-1 % de la población en los países desarrollados y en el 65 % de los casos es normal que afecte a más de un miembro de la misma familia.

Productos

Más Compartir