Nuestro Sitio Web utiliza cookies propias y de terceros para personalizar la navegación, y mejorar sus servicios mediante el análisis de los hábitos de navegación de los usuarios. Si continua navegando, Usted acepta su uso de conformidad con nuestra Política de Cookies. Ver más información / X

Dermatología

Dermatología Dermatología

Hiperqueratosis

La epidermis está formada por diversos estratos o capas. En la más profunda, llamada la capa basal, es donde se encuentran las células con poder reproductor. A medida que se van multiplicando, estas células van ascendiendo hacia la superficie y se llenan de queratina (proteína estructural de piel, pelo y uñas). Al llegar a la capa más superficial o estrato córneo son eliminadas (proceso de descamación). Así, en 6 u 8 semanas se han renovado totalmente las células de la piel. Cuando existe un aumento de la velocidad de producción de las células o una disminución en la de su eliminación, se origina un engrosamiento de la capa córnea, que se conoce como hiperqueratosis. 

¿Por qué se produce?

En general, esta hiperqueratosis es un mecanismo de defensa para no dañar capas más profundas de la piel. Por ejemplo, puede ser debida a fricciones e irritaciones constantes, como ocurre en las durezas o callosidades de las manos y pies; a infecciones, como las verrugas; a eccemas crónicos o piel seca; a una inflamación crónica como pasa en la psoriasis, donde se originan las placas psoriásicas; a trastornos genéticos, como la ictiosis, etc.

¿Cómo se manifiesta?

La mayoría de hiperqueratosis es asintomática. Aunque la piel eccematosa puede producir picor y las durezas, callos y verrugas pueden ocasionar dolor. Un problema común a las hiperqueratosis es el estético.

Productos

Más Compartir