Nuestro Sitio Web utiliza cookies propias y de terceros para personalizar la navegación, y mejorar sus servicios mediante el análisis de los hábitos de navegación de los usuarios. Si continua navegando, Usted acepta su uso de conformidad con nuestra Política de Cookies. Ver más información / X

Dermofarmacia

Dermofarmacia Dermofarmacia

Tratamiento despigmentante

Las manchas de la piel son alteraciones de la pigmentación y, aunque no acostumbran a ser dañinas, son antiestéticas y un problema muy incómodo para aquellos que las sufren. Las manchas suelen manifestarse en las zonas más visibles de la piel como cara, escote, cuello y manos. 

¿Cómo se producen las manchas?

La piel tiene un color constitutivo, es decir, un color de base determinado por la herencia que depende del tipo y la cantidad de melanina que contiene.

 

La melanina es un conjunto de pigmentos que se producen en los melanocitos, unas células que se encuentran en el estrato basal de la epidermis.

 

Existen dos tipos de melaninas: las eumelaninas (de color oscuro, negro) y las feomelaninas (de color rojizo, rubio). Su mezcla determina el color final de la piel y del pelo. Además de para definir el tono cutáneo, la melanina sirve para protegernos frente a las radiaciones solares efectuando una acción de filtro.

 

Cuando la fabricación de melanina es progresiva y homogénea hablamos de bronceado, pero cuando se distribuye o se sintetiza anormalmente aparecen las manchas de la piel como, por ejemplo, los lentigos o el melasma.

 

Lo más recomendable para impedir que aparezcan manchas en la piel es evitar en lo posible la exposición al sol, ya que la luz solar provoca que se oscurezcan todavía más.

 

En los casos en los que ya han aparecido las manchas, es necesario saber de qué forma se puede actuar para intentar eliminarlas.

Productos

Más Compartir