Nuestro Sitio Web utiliza cookies propias y de terceros para personalizar la navegación, y mejorar sus servicios mediante el análisis de los hábitos de navegación de los usuarios. Si continua navegando, Usted acepta su uso de conformidad con nuestra Política de Cookies. Ver más información / X

Nace FERROSOL, la nueva gama de suplementos para una salud infantil de hierro

Nace FERROSOL, la nueva gama de suplementos para una salud infantil de hierro

 

El hierro es un mineral necesario para el crecimiento y desarrollo del cuerpo, imprescindible para fabricar la hemoglobina y la mioglobina, una proteína que provee oxígeno a los músculos. El cuerpo también requiere hierro para elaborar hormonas y tejido conectivo y para su metabolismo en general. La cantidad de hierro diaria que se necesita varía según la edad, el sexo, y según los alimentos que se consuman. Los grupos de riesgo son especialmente, niños, adolescentes, mujeres en edad fértil o en estado de gestación, personas de la tercera edad y deportistas.

 

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), se estima que aproximadamente la mitad de la población que sufre anemia tiene deficiencia de hierro y ello tiene consecuencias graves para la salud. Los cálculos más recientes de la Organización Mundial de la Salud (OMS) sugieren que la anemia afecta a alrededor de 800 millones de niños y mujeres(1). Y se estima que la prevalencia de ferropenia infantil en España es de un 15%(2).

 

Asimismo, la OMS estima que 600 millones de niños en edad preescolar y escolar sufren anemia en todo el mundo, y se supone que al menos la mitad de estos casos pueden atribuirse a la carencia de hierro. Los niños están particularmente predispuestos a estados carenciales de hierro y a la anemia ferropénica debido a sus mayores necesidades de hierro en los periodos de rápido crecimiento y a problemas dietéticos, especialmente durante los primeros cinco años de vida. Se ha comprobado que la administración de suplementos de hierro aumenta eficazmente las concentraciones de hemoglobina en niños.

 

Efectos negativos por un déficit de hierro

 

Cuando hay un déficit de hierro puede aparecer una larga lista de trastornos: cansancio sin causa aparente, anemia, las uñas se tornan quebradizas, la piel adquiere una acusada palidez, la capacidad de concentración se empieza a perder, la fortaleza para el trabajo intenso se resiente, y en los niños el rendimiento escolar empieza a flaquear, así como su apetito y crecimiento. Incluso el desánimo parece cundir en todos los afectados.

 

Los niños, según su edad, requieren soluciones distintas para resolver la posible falta de hierro en su organismo:

 

-       Los bebés pueden tener menos reservas de hierro al nacer debido a factores como: inmadurez gestacional, estado nutricional, estado férrico materno deficiente, pérdidas prenatales y pérdidas perinatales. El déficit en las reservas de hierro en aún más acentuado en el caso de prematuros o con bajo peso al nacer y en niños mayores de 6 meses con lactancia materna exclusiva. Por ello, para ellos se pautará una suplementación con hierro, por protocolo.

-       Las infecciones recurrentes hoy en día desempeñan un papel muy importante ya que la mayoría de los niños van a guarderías desde muy pequeños, y se genera un círculo de retroalimentación entre infección, astenia, fiebre y ferropenia.

-       En la infancia, los niños necesitan mayor ingesta diaria de hierro que en otra etapa de la vida, y, si no consumen suficientes cantidades de alimentos ricos en hierro (como carne roja o pescado), están especialmente en riesgo de ferropenia. Asimismo, incluso una dieta infantil rica en hierro puede no conseguir el aporte mínimo necesario.

 

Lo cierto es que existe un aumento de las necesidades de hierro en situaciones como el crecimiento, desarrollo cognitivo, la actividad física y mental intensa o, como apuntamos, las infecciones recurrentes. Además, la absorción del hierro procedente de la dieta es muy baja.  En el caso de alimentos de origen animal (como la carne, pescado y aves), se absorbería una pequeña parte del hierro total e incluso mucho menos en el caso de alimentos de origen vegetal (cereales, verduras y frutas).

 

Una opción para prevenir y tratar el déficit de hierro es la administración de suplementos de hierro. Esta es una medida efectiva, incluso cuando se sospecha que existe. Ferrosol es la innovadora gama de Laboratorios Viñas para la suplementación infantil de hierro. Sus características más destacables son:

 

  • Un excelente perfil de tolerabilidad: el hierro del producto no entra en contacto con la mucosa del tubo digestivo puesto que se encuentra en el interior de la estructura Sucrosomial, que pasa inalterada a lo largo de todo el tubo. Ello le confiere un mecanismo de absorción y acción diferente evitando los habituales efectos adversos a nivel gastrointestinal de las sales de hierro tradicionales.
  • Alta biodisponibilidad, gracias a la tecnología Sucrosomial, que permite administrar una dosis de hierro inferior al resto de sales tradicionales para conseguir el mismo efecto y los mismos niveles.
  • Una óptima galénica, incluso para niños, por su sabor agradable y sencilla posología.
  • Eficacia clínica y seguridad de los productos de la gama: se han realizado más de 53 estudios y han participado 4.541 pacientes en diferentes especialidades médicas(3).
  • Y, muy importante, tampoco presenta interacciones con otros fármacos o alimentos.

 

Fuentes: 

(1) Organización Mundial de la Salud (OMS)/Organización Panamericana de Salud http://www.paho.org – [1] The prevalence of anaemia in 2011. Geneva: World Health Organization; 2015     

(http://www.who.int/nutrition/publications/micronutrients/global_prevalence_anaemia_2011/en/,   accessed 7 September 2015)

(2) Monteagudo E, Ferrer B. Deficiencia de hierro en la infancia (I). Concepto, prevalencia y fisiología del metabolismo férrico. Acta Pediatr Esp. 2010; 68(5): 245-251.

(3) Fuente Pharmanutra. www.ferrosucrosomiale.it

Productos relacionados

Más Compartir