La importancia de la vitamina D en el embarazo

21 octubre 2019 | Salud de la mujer

La importancia de la vitamina D en el embarazo

La vitamina D para el embarazo es fundamental. En primer lugar, porque esta vitamina interfiere directamente en la fertilidad y las posibilidades de concepción.

Concretamente, unos niveles inadecuados de vitamina D se asocian a ciertas alteraciones ginecológicas que pueden dificultar el hecho de quedar embarazada. 

Entre ellos, trastornos endocrinos y metabólicos en mujeres con síndrome de ovario poliquístico. 

Por el contrario, unos niveles adecuados de esta vitamina parecen tener un efecto positivo en la reserva ovárica, el riesgo de endometriosis y los miomas uterinos.

Todos ellos, factores que pueden interferir en el hecho de lograr un embarazo espontáneo con mayor o menor facilidad.

Sin embargo, el papel de la vitamina D para conseguir embarazo va mucho más más allá.

En ese sentido, se cree que esta hormona mejora la receptividad endometrial y la posibilidad de implantación del embrión.

A su vez, se relacionan los niveles adecuados de esta vitamina con un mayor éxito en las técnicas de reproducción asistida.

El déficit de vitamina D interfiere negativamente en la fertilidad y se ha asociado a diversas complicaciones en el feto, los recién nacidos y las embarazadas.

 Por lo que respecta al déficit de vitamina D durante la gestación, este se ha asociado con diferentes complicaciones fetales, neonatales y en la madre.

Así pues, la falta de vitamina D en el embarazo parece aumentar el riesgo de restricción de crecimiento intrauterino, bajo peso al nacer, infecciones de las vías respiratorias, alergias, problemas de desarrollo psicomotor y del lenguaje, y la aparición de rasgos autistas.

En cuanto a las complicaciones maternas, se ha asociado la deficiencia de vitamina D con un incremento de las posibilidades de sufrir preeclampsia, pérdida gestacional, parto prematuro, cesárea, vaginosis bacteriana y anemia durante el embarazo.

Asimismo, parece que hay una relación directa entre unos bajos niveles de vitamina D y la aparición de diabetes gestacional. Concretamente, la falta de esta vitamina aumentaría hasta en un 45% el riesgo de desarrollo de esta alteración metabólica.

En cambio, unos valores normales de vitamina D en embarazadas parecen tener un efecto positivo en los marcadores cardiovasculares.

 

Requerimientos de vitamina D en el embarazo

Precisamente por su implicación en el desarrollo fetal e infantil y la salud de la mujer, se hace necesario asegurar el aporte diario de esta sustancia.

En ese sentido, las recomendaciones de vitamina D en el embarazo se deberían alcanzar a través de la alimentación, el sol y la suplementación.

Concretamente, el objetivo es conseguir unos niveles de vitamina D en sangre superiores a 30ng/ml.

Por ello, es aconsejable consumir pescado azul con frecuencia durante la gestación. Preferiblemente, salmón y caballa, ya que son unos de los mejores alimentos con vitamina D para embarazadas.

Paralelamente, cabe decir que el hígado de ternera, la yema del huevo y ciertos tipos de setas aportan también cantidades menores de este nutriente.

Otros alimentos ricos en vitamina D para embarazadas a tener en cuenta son la leche de vaca y las bebidas vegetales, ya que estas suelen estar fortificadas con esta vitamina.

Más allá de la dieta, se recomienda también una exposición saludable al sol durante todo el embarazo para garantizar la síntesis de esta hormona a través de la piel.

La preocupación está en la alta prevalencia de insuficiencia o deficiencia de vitamina D a nivel global.

Además, cabe tener en cuenta que, en determinadas etapas de la vida, los requerimientos de esta vitamina se ven incrementados. Entre ellas, el embarazo.

Esto es así, porque los niveles circulantes de esta hormona experimentan un descenso según avanza la gestación 

De hecho, se estima que, en España, la deficiencia de vitamina D en el embarazo alcanza hasta el 60% de las mujeres.

Es por ello que, más allá de la dieta y una adecuada exposición solar, se hace recomendable su suplementación.

 

Suplemento de vitamina D en el embarazo

En general, la dosis recomendada para prevenir el déficit de vitamina D en el embarazo es de 1000 UI al día.

Por ello, se aconseja a las mujeres tomar un suplemento vitamínico para embarazadas que garantice este aporte diariamente. No obstante, si fuera necesario, se podría suplementar hasta con 2000 UI diarias.

Los estudios realizados respecto al impacto de los suplementos de vitamina D en el embarazo se centran sobre todo en su efecto beneficioso en el primer y el tercer trimestre. Sin embargo, conviene mantener dicha suplementación durante toda la gestación.

Asimismo, debido a la relación entre fertilidad y vitamina D, es importante asegurarse de contar con unos niveles adecuados de este nutriente a la hora de tratar de concebir.

Por ello, en algunos casos, se recomendaría empezar con los suplementos de vitamina D incluso meses antes de buscar el embarazo.

Así pues, no solo se puede tomar vitamina D en el embarazo, sino que es una medida efectiva en la prevención de patologías tanto en la madre, como en el feto y el neonato. 

Bibliografía

Pérez-López, FR. Pasupuleti, V. et al. Effect of vitamin D supplementation during pregnancy on maternal and neonatal outcomes: a systematic review and meta-analysis of randomized controlled trials [en línea]. Fertility and Sterility, 2015. <https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/25813278>

Maugeri, A. Barchitta, M. Blanco, I. et al. Effects of vitamin D supplementation during pregnancy on birth size: a systematic review and meta-analysis of randomized controlled trials [en línea]. Nutrients, 2019. <https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/30791641>

Bärebring, L. Bullarbo, M. Glantz, A. et al. Trajectory of vitamin D status during pregnancy in relation to neonatal birth size and fetal survival: a prospective cohort study [en línea]. BMC Pregnancy and Childbirth, 2018. <https://bmcpregnancychildbirth.biomedcentral.com/articles/10.1186/s12884-018-1683-7>

Blarduni, E. Arrospide, A et al. Factores asociados a la prevalencia de hipovitaminosis D en mujeres embarazadas y sus recién nacidos [en línea]. Anales de Pediatría, 2019. < https://www.analesdepediatria.org/es-factores-asociados-prevalencia-hipovitaminosis-d-articulo-S1695403318305423>

Rodriguez-Dehli, A.C. et alt. Prevalencia de deficiencia e insuficiencia de vitamina D y factores asociados en mujeres embarazadas del norte de España. Nutrición Hospitalaria, 2015. < http://scielo.isciii.es/scielo.php?pid=S0212-16112015000400024&script=sci_abstract&tlng=es>

ENTRADAS MÁS VISTAS

Dolor mamario: por qué aparece y como aliviarlo
Salud de la mujer
Dolor mamario: por qué aparece y como aliviarlo

El dolor en los senos es una molestia habitual entre las mujeres. No obstante, puede causar mucho malestar, interferir en las actividades diarias y mermar la calidad de vida. Por ello, una vez determinada la causa, conviene adoptar medidas para prevenirlo y aliviarlo.

LEER MÁS
La vulvovaginitis, una afección frecuente en la vida de la mujer
Salud de la mujer
La vulvovaginitis, una afección frecuente en la vida de la mujer

Las particularidades anatómicas y fisiológicas de los genitales femeninos hacen que la vulvovaginitis pueda aparecer en diferentes etapas de la vida de la mujer. Seguir ciertas precauciones y unas adecuadas medidas de higiene íntima son claves para prevenirlas.

LEER MÁS
5 consejos para abordar el dolor en las relaciones sexuales
Salud de la mujer
5 consejos para abordar el dolor en las relaciones sexuales

Experimentar dolor en las relaciones sexuales es una realidad para muchas mujeres. No obstante, con un tratamiento para la dispareunia adecuado, esta afección íntima puede aliviarse e incluso eliminarse por completo. Para ello, hay que tener en cuenta ciertos factores.

LEER MÁS
5 consejos para prevenir las estrías
Salud de la mujer
5 consejos para prevenir las estrías

Cuando la piel se estira rápidamente en muy poco tiempo, las fibras dérmicas encargadas de su elasticidad y sostén pueden romperse, dando lugar a las estrías. Aunque no siempre se pueden evitar, la hidratación y las cremas antiestrías ayudan a prevenirlas.

LEER MÁS