5 consejos para prevenir las estrías

4 junio 2018 | Salud de la mujer

5 consejos para prevenir las estrías

Las estrías son una especie de cicatrices que aparecen cuando se produce un desgarro de las fibras elásticas y de colágeno en la dermis, la capa intermedia de la piel. Se caracterizan por ser áreas cutáneas de textura irregular, generalmente más delgadas y hundidas.

Son lesiones muy frecuentes, sobre todo en la pubertad y el embarazo al producirse un rápido estiramiento de la piel. También, cuando hay un aumento de peso importante, después de una dieta estricta o con la práctica de disciplinas como el fitness o el culturismo.

Asimismo, el uso prolongado de corticoides tópicos o sistémicos y algunos trastornos médicos pueden provocar su aparición.

La pubertad, el embarazo, un aumento de peso o disciplinas deportivas que impliquen un rápido desarrollo de los músculos pueden dar lugar a la aparición de estrías.

En la mujer, las estrías suelen localizarse en los pechos, las caderas, los muslos, los glúteos y, durante el embarazo, en el abdomen; mientras que en el hombre son más comunes en los hombros, la región lumbar y del sacro, las rodillas y los muslos.

Cuando se producen, las lesiones suelen ser de color rosado, rojo o púrpura oscuro, además, pueden picar, estar enrojecidas y contener capilares dilatados. En esta fase inicial, se conocen como estrías rubra. Posteriormente, se produce una depresión en la zona, la epidermis se adelgaza y la piel se vuelve de un color blanco nacarado, como si se tratara de una cicatriz no reciente. Son las llamadas estrías alba.

A pesar de que en su aparición hay una marcada predisposición genética, un adecuado cuidado de la piel puede ayudar a prevenir las estrías:

  1. Hidratar la piel. Es fundamental adquirir el hábito de aplicar crema hidratante por todo el cuerpo después del baño, así como beber la suficiente cantidad de agua durante el día. Una piel hidratada será menos vulnerable a la aparición de estrías.
  2. Evitar los cambios bruscos de peso. Aunque la piel es elástica, cuando se produce un estiramiento importante en poco tiempo, las fibras elásticas y de sostén de la dermis pueden romperse y dar lugar a las estrías. Por este motivo, hay que procurar que cualquier cambio corporal tenga lugar de forma progresiva.
  3. Prevenir la aparición de estrías en la adolescencia. Durante la pubertad, el crecimiento y el desarrollo de las características anatómicas propias de cada sexo pueden implicar la aparición de las primeras estrías en la piel. Aunque pueden afectar tanto a los chicos como a las chicas, son más comunes en estas últimas. Por todo ello, es importante que los jóvenes adquieran el hábito de hidratarse la piel, si quieren tratar de prevenir las estrías.
  4. Aplicar una crema antiestrías durante el embarazo. La gestación provoca un rápido estiramiento de la piel, sobre todo en el abdomen. De ahí que la gran mayoría de las embarazadas, entre el 75 y el 95%, se vea afectada por las estrías. Por este motivo, durante el embarazo es fundamental hidratar la piel en profundidad y aplicar a diario productos específicos para estrías. Se aconseja empezar con estos cuidados al inicio del embarazo, pero deberían ser imprescindibles a partir de la semana 24 de gestación y sobre todo en madres primerizas, ya que tienen una mayor incidencia.
  5. Tratar las estrías cuanto antes mejor. Si se prevé un cambio brusco de volumen, hay que aplicar cremas antiestrías de forma preventiva que incluyan principios activos hidratantes, nutritivos, regeneradores y que estimulen la producción de colágeno y elastina. Asimismo, una vez han aparecido, hay que seguir con el tratamiento para las estrías para evitar su crecimiento y profundización. Hay que tener en cuenta que la evolución de estas lesiones dependerá de los cuidados que le proporcionemos en las primeras fases, cuando aún están rosadas, rojas o púrpuras.

Visual descargable al final del artículo

Estrías 

Documentación para descargar
Bibliografía
  • Redacción. Estrías [en línea]. Mayo Clinic, 2016. <https://www.mayoclinic.org/es-es/diseases-conditions/stretch-marks/symptoms-causes/syc-20351139 >.
  • Redacción. Can you get rid of strech marks? [en línea]. WebMD Medical Reference, 2017. <https://www.webmd.com/beauty/what-are-stretch-marks#1spanish/ency/article/000826.htm>.
  • de las Heras Alonso, E. Las estrías… a raya [en línea]. Fundación Piel Sana de la Academia Española de Dermatología y Venereología, 2015. <http://fundacionpielsana.es/estetica/Las-estrias-a-raya>.

ENTRADAS MÁS VISTAS

Dolor mamario: por qué aparece y como aliviarlo
Salud de la mujer
Dolor mamario: por qué aparece y como aliviarlo

El dolor en los senos es una molestia habitual entre las mujeres. No obstante, puede causar mucho malestar, interferir en las actividades diarias y mermar la calidad de vida. Por ello, una vez determinada la causa, conviene adoptar medidas para prevenirlo y aliviarlo.

LEER MÁS
La vulvovaginitis, una afección frecuente en la vida de la mujer
Salud de la mujer
La vulvovaginitis, una afección frecuente en la vida de la mujer

Las particularidades anatómicas y fisiológicas de los genitales femeninos hacen que la vulvovaginitis pueda aparecer en diferentes etapas de la vida de la mujer. Seguir ciertas precauciones y unas adecuadas medidas de higiene íntima son claves para prevenirlas.

LEER MÁS
5 consejos para abordar el dolor en las relaciones sexuales
Salud de la mujer
5 consejos para abordar el dolor en las relaciones sexuales

Experimentar dolor en las relaciones sexuales es una realidad para muchas mujeres. No obstante, con un tratamiento para la dispareunia adecuado, esta afección íntima puede aliviarse e incluso eliminarse por completo. Para ello, hay que tener en cuenta ciertos factores.

LEER MÁS
La importancia de la vitamina D en el embarazo
Salud de la mujer
La importancia de la vitamina D en el embarazo

La vitamina D juega un papel clave en la fertilidad, la concepción y el embarazo. Concretamente, unos niveles adecuados de esta vitamina son esenciales para prevenir diferentes patologías en el feto, el recién nacido y la madre. Por ello, hay que garantizar la dosis diaria recomendada.

LEER MÁS