Cómo actuar ante el dolor dental

1 abril 2019 | Salud bucodental

Cómo actuar ante el dolor dental

La odontalgia o dolor dental es la afección más frecuente de la cavidad oral y, consecuentemente, el principal motivo de visita odontológica. No obstante, en muchas ocasiones, la primera consulta acerca de esta dolencia tiene lugar en la farmacia.  

Por lo general, la odontalgia suele caracterizarse por un dolor intenso en una o más piezas dentales que aparece de forma espontánea o bien ante factores desencadenantes tales como la masticación, el consumo de bebidas y alimentos fríos, calientes, ácidos o dulces y el cepillado de los dientes.

Se trata, por lo tanto, de una dolencia que puede tener diversas manifestaciones clínicas dependiendo de cuál sea su origen.

En ese sentido, cabe recordar que la odontalgia no constituye una patología en sí misma, sino que se trata de una señal de alerta de algún problema de salud bucodental.

Generalmente, la principal causa de dolor dental es la caries. Esto se debe a que esta enfermedad infecciosa destruye los tejidos duros dentarios (esmalte y dentina), provocando una pulpitis. Es decir, la inflamación del tejido conectivo que se encuentra en el interior de los dientes.

Como particularidad, cabe señalar que el dolor dental por caries suele ser especialmente intenso por la noche y manifestarse ante un estímulo frío, caliente, ácido o dulce.

No obstante, otras muchas veces el origen de la odontalgia está en los tejidos blandos que rodean al diente y, por tanto, se debe a enfermedades periodontales como la gingivitis (inflamación de las encías) o la periodontitis (inflamación y/o destrucción de las diferentes estructuras que actúan como soporte de la dentadura).

De ser así, el dolor dental suele ser intenso sobre todo al masticar o entrar en contacto los dientes al cerrar la boca.

Asimismo, una fractura del esmalte, la pericoronaritis del cordial (la erupción de las muelas del juicio), la hipersensibilidad dental o un mal ajuste de las dentaduras postizas son otras causas de dolor en los dientes comunes.

También, esta dolencia puede aparecer tras someterse a un procedimiento de endodoncia o la extracción de alguna pieza dental.

Las caries, las enfermedades periodontales, las fracturas del esmalte, la erupción de las muelas del juicio o la hipersensibilidad dental se esconden tras el dolor en los dientes.

Precisamente porque, en la gran mayoría de los casos, la odontalgia esconde una patología que precisa tratamiento odontológico, es primordial la recomendación de acudir al especialista en la mayor brevedad posible.

Aún así, en la espera para la visita con el odontólogo, se pueden seguir ciertas medidas de higiene bucal y farmacológicas que pueden contribuir a aliviar el dolor dental.

Antes que nada, es fundamental insistir en un adecuado cepillado de los dientes. Es decir, al menos dos veces al día (una de ellas antes de ir a dormir), durante dos minutos..

Todo ello, preferiblemente, con un cepillo de dientes eléctrico rotatorio, ya que contribuye a una mayor reducción de la placa y la inflamación gingival.

Del mismo modo, es clave incluir en la rutina de higiene bucodental la limpieza de los espacios interproximales. En ese sentido, los cepillos interdentales han demostrado ser el sistema más efectivo, por delante del hilo o la seda dental.

Por lo que respecta a los tratamientos farmacológicos, la prescripción de un tipo u otro de analgésicos para el dolor dental dependerá de los antecedentes del paciente y el origen y la intensidad de la dolencia.

No obstante, el paracetamol y el ibuprofeno suelen ser los principales fármacos de elección, pudiéndose combinar entre ellos cuando son insuficientes en solitario a la hora de controlar el dolor.

Por su parte, el metamizol o antiinflamatorios no esteroideos como el diclofenaco y el naproxeno pueden ser también una opción terapéutica en ciertos procesos dentales y periodontales.

En cuanto a los opioides, el más utilizado para la odontalgia es la codeína.

Sin embargo, estos solo deberían reservarse en los casos de dolor dental muy intenso, debido a los efectos adversos significativos que pueden presentar.

Paralelamente, constituye de gran ayuda aplicar de forma localizada una solución dental específica que proporcione un alivio sintomático de las molestias bucales o del dolor de muelas, dientes y encías.

Este tipo de soluciones son, por tanto, un muy buen complemento a los tratamientos farmacológicos orales.

En primer lugar, porque permiten controlar el dolor cuando disminuye el efecto terapéutico de los medicamentos analgésicos, pero aún no corresponde la siguiente dosis; y, en segundo, porque logran mitigar las molestias dentales antes de que empiece a actuar la medicación oral.

Entre los principios activos más efectivos de este tipo de soluciones destaca la benzocaína, un anestésico local ampliamente aceptado por su acción inmediata y tolerancia.

A pesar de todas estas medidas paliativas, hay que tener en cuenta que, en algunas ocasiones, el dolor dental puede ser síntoma de una infección que comporte una emergencia vital. 

Esto sucede cuando un absceso originado en los dientes o los tejidos periodontales se disemina y llega a producir una inflamación severa de los tejidos blandos faciales o cervicales, comprometiendo las vías aéreas.

Por ello, ante una inflamación que provoque dificultades para respirar, se agrave rápidamente o impida mover o sacar la lengua, hay que dirigirse inmediatamente a un centro hospitalario.

También se debe acudir a urgencias en caso de que el dolor dental vaya acompañado de un deterioro del estado general con fiebre, escalofríos, signos de deshidratación o somnolencia.

Bibliografía

ENTRADAS MÁS VISTAS

Las aftas bucales: por qué salen y cómo curarlas
Salud bucodental
Las aftas bucales: por qué salen y cómo curarlas

Las aftas bucales pueden aparecer por distintas causas. Aunque no suelen ser graves, sí acostumbran a ser muy molestas. Por ello, el tratamiento de las llagas en la boca va dirigido principalmente a calmar el dolor, acelerar su curación y prevenir recurrencias.

LEER MÁS
Boca seca: cuando la producción de la saliva no es suficiente
Salud bucodental
Boca seca: cuando la producción de la saliva no es suficiente

La sequedad bucal es una afección frecuente que, además de causar molestias en el día a día, puede favorecer la aparición de otras patologías. Por esta razón, es fundamental conocer los factores que pueden provocan la falta de saliva y aliviar sus síntomas.

LEER MÁS
5 consejos para el tratamiento de las aftas bucales
Salud bucodental
5 consejos para el tratamiento de las aftas bucales

Las aftas y úlceras bucales suelen ser dolorosas y pueden provocar molestias al hablar o comer. Por ello, se hace necesario un tratamiento que alivie sus síntomas, acelere su curación, evite infecciones oportunistas y prevenga la formación de nuevas lesiones.

LEER MÁS
Cómo afecta el tabaco a la salud bucal
Salud bucodental
Cómo afecta el tabaco a la salud bucal

El tabaco tiene un efecto muy nocivo en la salud bucodental. No solo por ser uno de los principales factores de riesgo para el desarrollo de diferentes enfermedades de la cavidad oral, sino también porque favorece complicaciones que afectan negativamente a la calidad de vida.

LEER MÁS