La degeneración macular por la edad

20 enero 2020 | Cuidado de los ojos

La degeneración macular por la edad

La degeneración macular asociada a la edad (DMAE) es una enfermedad ocular degenerativa que afecta a una área de la retina llamada mácula. Esta parte del ojo es la responsable de la visión central directa, por lo que es clave para poder realizar la mayoría de actividades de la vida diaria. Por ejemplo, leer, conducir o reconocer rostros.  

De este modo, cuando la mácula se daña, se pierde la claridad en el centro de la visión, impidiendo ver los detalles finos tanto de cerca como de lejos. Sin embargo, la degeneración macular relacionada con la edad no afecta a la visión periférica, pudiendo ver con claridad los objetos o las personas que quedan en los laterales.

La importancia de esta enfermedad ocular radica tanto en su prevalencia, sobre todo en personas mayores, como en la pérdida de visión que ocasiona de forma más o menos rápida.

En cuanto a la incidencia de degeneración macular, en España se estima que afecta a un 13% de la población mayor de 65 años, así como cerca de un 30% en quienes superan los 75 años.

La manifestación más común de esta patología oftalmológica es la conocida como degeneración macular seca, representando aproximadamente el 85% de los casos. Se trata también de la más benévola, ya que la progresión de la enfermedad es lenta y la pérdida de visión total o ceguera puede tardar décadas.

Por el contrario, existe otro tipo de degeneración macular mucho más agresivo: la degeneración macular húmeda o exudativa. En este caso, la progresión de la enfermedad es mucho más rápida, comprometiendo la visión central en cuestión de meses.

La degeneración macular por la edad causa una pérdida de la visión central, imprescindible para poder realizar la mayoría de actividades cotidianas. 

Las causas de la degeneración macular no se conocen con exactitud, pero diferentes estudios demuestran que puede existir una predisposición genética y unos factores ambientales desencadenantes como el tabaco o las dietas poco saludables.

Por lo que respecta a los factores de riesgo, el principal es sin duda la edad avanzada. Esto se debe a que con los años aumenta el número de lesiones, así como su gravedad y la posibilidad que afecte a ambos ojos.

En cuanto a otros factores como el sexo o el grupo étnico parece ser que las mujeres, y las personas de raza blanca tendrían más probabilidades de desarrollar la patología. Asimismo, algunos estudios han correlacionado la degeneración macular con las enfermedades cardiovasculares o la diabetes.

Finalmente, también se ha vinculado con alteraciones oftalmológicas como la hipermetropía o las cataratas, así como con una pigmentación clara del iris.

 

Degeneración macular: síntomas

Conocer qué es la degeneración macular es vital para tratar de prevenir esta enfermedad ocular, así como para poder identificar las señales de alarma e iniciar un tratamiento de forma temprana que pueda ralentizar su progresión.

En ese sentido, cabe decir que la degeneración macular por la edad no produce ningún dolor, aunque sí presenta otros síntomas característicos.

  • Visión borrosa. Una de las principales causas de visión borrosa es precisamente la degeneración macular. Si bien este síntoma también se puede dar en la fatiga ocular, el síndrome de ojo seco u otras patologías oculares, en la degeneración macular la pérdida de claridad y definición se da solo en la visión central.
  • Distorsiones visuales. Ver líneas rectas onduladas o curvas es otro síntoma de degeneración macular por la edad habitual. Esto se puede apreciar, por ejemplo, al observar los marcos de las puertas.

En ocasiones, también se puede percibir una disminución o un aumento del tamaño de las imágenes o una alteración de las distancias y las alturas. En el día a día, esto último suele manifestarse con problemas para bajar escaleras.

Otra distorsión visual que pueden experimentar las personas con degeneración macular asociada a la edad es la disminución de la intensidad o el brillo de los colores.

  • Mancha negra en el ojo. Observar un punto negro en el ojo, situado en el centro del campo visual, también puede ser síntoma de degeneración macular por la edad. Estos puntos o manchas negras en los ojos suelen aparecer cuando la enfermedad está más avanzada y pueden ir volviéndose más oscuros y grandes.
  • Sensación de falta de luz. Necesitar más luz para poder ver objetos y personas con mayor claridad es otra manifestación habitual entre quienes sufren de degeneración macular. Esto supone sobre todo un problema para poder hacer actividades tales como leer o llevar a cabo trabajos manuales que requieran especial precisión.

Este síntoma también implica una mayor dificultad para adaptarse a los niveles bajos de luz, como por ejemplo al entrar en un establecimiento poco iluminado.

  • Visión sensible a la luz. Las personas con degeneración macular pueden ser más sensibles a una iluminación intensa o ver luces que no existen.

Todos estos síntomas de degeneración macular son diferentes según la persona y el estado evolutivo de la enfermedad. Asimismo, cabe destacar que, cuando solo está afectado un ojo, dichos síntomas pueden incluso llegar a pasar desapercibidos.

 

Degeneración macular: tratamiento

Actualmente, no existe un tratamiento para la degeneración macular seca. No obstante, cambios en el estilo de vida pueden llegar a prevenir, minimizar y retardar la pérdida de visión central.

  • Dejar de fumar. El tabaco se ha relacionado con la degeneración macular por la edad, porque altera la microcirculación en el ojo y reduce los niveles de micronutrientes antioxidantes en sangre.
  • Cuidar la salud cardiovascular. Factores de riesgo cardiovascular como la hipertensión arterial, la obesidad y tener unos niveles de colesterol total y triglicéridos altos están asociados a un mayor riesgo de sufrir esta pérdida de visión central. También, en caso de padecer aterosclerosis u otras enfermedades del corazón y el sistema circulatorio.  
  • Usar gafas de sol. A pesar de que no hay estudios concluyentes, se cree que la luz intensa puede provocar un daño en la mácula. Por ello, es importante utilizar gafas de sol al exponerse a la radiación solar.
  • Seguir una dieta antioxidante. Una alimentación rica en vegetales y fruta puede resultar clave en la aparición y la progresión de la degeneración macular. Esto se debe a que estos alimentos contienen vitaminas antioxidantes que reducen el riesgo de desarrollar dicha enfermedad, además de minimizar sus efectos.
  • Vitaminas para la degeneración macular. Se ha comprobado a través de grandes ensayos clínicos y estudios epidemiológicos que el uso de ciertas vitaminas, minerales y sustancias antioxidantes puede ayudar a desacelerar la degeneración macular.

Entre ellas, destacan las siguientes:

  • Zinc. Es un mineral que contribuye al mantenimiento de la visión, al metabolismo normal de la vitamina A y a la a la protección de las células frente al daño oxidativo. Junto a las vitaminas antioxidantes, consigue inhibir la progresión de la degeneración macular en casos avanzados, así como la pérdida de visión asociada.
  • Vitamina C y E. Desempeñan una protección clave ante el daño oxidativo provocado por los radicales libres.  
  • Luteína y la zeaxantina. Se trata de dos carotenoides que forman parte de los pigmentos maculares. Su acción protectora se basa en su capacidad de filtrar de la luz los rayos luminosos, consiguiendo que la luz impacte menos en la retina.  
  • Vitaminas B6, B9 y B12. Mantienen la normalidad de las células y los tejidos del ojo, disminuyendo el riesgo de desarrollo de degeneración macular por la edad.
  • Antocianósidos. Son antioxidantes naturales que mejoran la microcirculación y protegen a los capilares de la retina frente al estrés oxidativo. Facilitan la adaptación a la oscuridad y minimizan el deslumbramiento.
  • Ácidos omega 3. Se trata de un componente fisiológico de la retina y, por tanto, es imprescindible para el correcto funcionamiento visual.

 

Por lo que respecta al uso de medicamentos para la degeneración macular, estos se limitan a aquellos casos de carácter exudativo o húmedo. Otras alternativas para este tipo de degeneración macular son la terapia fotodinámica o la cirugía láser.

Bibliografía

Boyd, K. ¿Qué es la degeneración macular relacionada con la edad? [en línea]. Academia Americana de Oftalmología, 2019. [https://www.aao.org/salud-ocular/enfermedades/dmre-degeneracion-macular-relacionada-edad]

Redacción. Degeneración macular seca [en línea]. Mayo Clinic, 2019. [https://www.mayoclinic.org/es-es/diseases-conditions/dry-macular-degeneration/symptoms-causes/syc-20350375]

ENTRADAS MÁS VISTAS

Higiene ocular: la clave para prevenir la inflamación de los párpados
Cuidado de los ojos
Higiene ocular: la clave para prevenir la inflamación de los párpados

La blefaritis es una enfermedad óculo-cutánea que provoca la inflamación y el enrojecimiento de los párpados. A pesar de que puede estar asociada a diferentes causas, seguir una buena higiene ocular a diario es clave para poder prevenir su aparición.

LEER MÁS
Cómo tratar el ojo seco
Cuidado de los ojos
Cómo tratar el ojo seco

El síndrome del ojo seco es una de las enfermedades oftalmológicas más comunes y se caracteriza por una excesiva sequedad ocular debida a la falta de lágrima. Emplear ciertas medidas durante el día a día ayuda a prevenirlo, así como a aliviar las molestias que causa.

LEER MÁS
Fatiga ocular: cómo descansar la vista
Cuidado de los ojos
Fatiga ocular: cómo descansar la vista

La fatiga visual comprende un conjunto de síntomas que aparecen tras realizar un sobreesfuerzo ocular. Aunque no se trate de una afección grave, causa molestias y suele interferir en la vida diaria. Además, puede esconder afecciones oftalmológicas o problemas de visión.

LEER MÁS
Cómo tratar las alergias oculares
Cuidado de los ojos
Cómo tratar las alergias oculares

La alergia ocular es una afección frecuente que provoca importantes molestias en los ojos. A pesar de que puede deberse a diferentes causas, seguir ciertas medidas preventivas ayudan a evitarla. Asimismo, existen distintos tratamientos para mitigar sus síntomas.

LEER MÁS