Tipos de trastornos del sueño en el adulto

5 mayo 2020 | Cuidado del descanso

Tipos de trastornos del sueño en el adulto

Dormir es esencial para nuestra salud física y mental. Durante el descanso, tienen lugar diferentes procesos fisiológicos tales como la liberación de hormonas, la reparación de los tejidos, la consolidación de los conocimientos adquiridos durante el día y la formación de recuerdos, entre muchos otros. Sin embargo, a veces pueden aparecer trastornos del sueño que alteran la forma de dormir.  

Esto implica que haya cambios en la calidad del descanso, lo que puede afectar a la salud, la seguridad y el bienestar de quienes lo sufren.

No dormir bien implica que los procesos fisiológicos que tienen lugar durante el sueño no puedan llevarse a cabo de forma óptima y actualmente se sabe que esto puede incrementar el riesgo a sufrir ciertas patologías. Entre ellas, obesidad, enfermedades cardiovasculares o depresión.   

Además, un buen descanso es imprescindible para poder sentirse con energía al día siguiente. De lo contrario, hay un mayor riesgo de sufrir accidentes de tráfico u otros percances debido a la falta de concentración y/o reacción.

Otras consecuencias de los trastornos de sueño en la calidad de vida pueden ser una mayor irritabilidad, un bajo estado de ánimo, la somnolencia durante el día o un peor desempeño académico o laboral.

Los trastornos del sueño pueden tener un impacto negativo en la salud, la seguridad y la calidad de vida de quienes los sufren

Existen diferentes tipos de trastornos del sueño y estos se clasifican en función de su causa, sus síntomas, el tipo de conducta que provocan o la etapa vital en la que aparecen. Es el caso, por ejemplo, de los trastornos del sueño infantil.

Cabe tener en cuenta que la calidad del descanso viene determinada no solo por la duración del sueño, sino también por su continuidad y su profundidad. Es decir, tan importantes son el número de horas totales que se duermen como los posibles despertares nocturnos y si se trata de un sueño reparador o no.

 

Trastornos del sueño: tipos

Los principales trastornos del sueño en los adultos son el insomnio, la apnea del sueño, el síndrome de las piernas inquietas y la narcolepsia.

 

Insomnio

El insomnio es la dificultad para conciliar el sueño o mantenerlo. Se trata del trastorno de sueño más frecuente y muchas personas pueden experimentarlo en algún momento de sus vidas como resultado de la ansiedad, la dieta, el desfase horario al viajar (jet lag) u otros factores.

Concretamente, se estima que el 25-35% de la población adulta española padece insomnio transitorio y entre un 10 y un 15%, insomnio crónico.

Este trastorno del sueño puede aparecer en cualquier etapa vital, pero aumenta con la edad.

En estos casos, el descenso de la producción natural de melatonina parece ser una de las posibles causas de insomnio. Esto se explica por el papel fundamental de esta sustancia en los ciclos de sueño y vigilia.

 

Sindrome de piernas inquietas

El síndrome de las piernas inquietas es un tipo de trastorno del movimiento del sueño que se caracteriza por el impulso incontrolable de mover las piernas cuando se intenta conciliar el sueño. Se le conoce también como la enfermedad de Willis-Ekbom.

Esta condición parece afectar a un 5% de la población española, aunque los expertos creen que está altamente infra diagnosticada. Son las personas mayores de 50 años las más propensas a sufrir este síndrome.

 

Apnea del sueño

La apnea obstructiva del sueño es un trastorno que se caracteriza por tener patrones anormales de respiración mientras se está dormido.

Aunque hay varios tipos de apena del sueño, las personas con esta afección suelen dejar de respirar por periodos cortos durante el descanso. También puede ir acompañada de ronquidos fuertes.

Se cree que la obesidad o los cambios físicos propios del envejecimiento, como las alteraciones en la acumulación de grasa o la pérdida de tono muscular, pueden contribuir a la aparición de la apnea del sueño.

De hecho, los datos sitúan su incidencia entre el 2 y el 4% de la población española, y principalmente en hombres con sobrepeso y mujeres que han pasado la menopausia. No obstante, se cree que hay también muchos casos sin diagnosticar.

 

Narcolepsia

La narcolepsia es una afección caracterizada por la somnolencia extrema durante el día y por tener ‘ataques de sueño’ de forma repentina. Estos pueden durar varios segundos o bien alargarse durante minutos.

Otros síntomas de narcolepsia pueden ser la pérdida de control muscular durante situaciones emotivas o tener alucinaciones, parálisis temporal y alteraciones del sueño por la noche.

Se estima que la narcolepsia afecta a unas 25.000 personas en España.

Más allá del insomnio, el síndrome de las piernas inquietas, la apnea del sueño y la narcolepsia, son otros trastornos del sueño el sonambulismo, los terrores nocturnos y la hipersomnia (mayor necesidad de descanso).

 

Tratamiento de los trastornos del sueño

El tratamiento de los trastornos del sueño variará en función del tipo de que se trate. Además, cabe tener en cuenta que en la mayoría de los casos estos trastornos pueden tener un origen multifactorial.

En cualquier caso, lo primero que se debe hacer siempre es revisar que se tiene una buena higiene del sueño. Es decir, que se llevan a cabo una serie de medidas que favorezcan el descanso tales como seguir una misma rutina antes de ir a dormir, mantener la habitación a una temperatura ambiental adecuada, evitar sustancias excitantes (café, té, refrescos de cola, etc.) a partir de la tarde y acostarse y levantarse cada día a la misma hora.

Por su parte, realizar técnicas de relajación y respiración profunda también pueden ser de ayuda.

Paralelamente, la melatonina y el zinc son sustancias a tener en cuenta a la hora de abordar la problemática de los trastornos del sueño y el decaimiento asociado. Esto se debe a la importancia de la melatonina en el ciclo sueño-vigilia y del zinc en la regulación del estado de ánimo.

En caso de que estas medidas sean insuficientes y no mejoren los síntomas de los trastornos del sueño, hay que acudir al médico.

No dormir bien puede tener consecuencias importantes a corto, medio y largo plazo, por lo que no se debe obviar ni minimizar el problema. 

Bibliografía

Redacción. Trastornos del sueño [en línea]. Mayo Clinic, 2018. <https://espanol.nichd.nih.gov/salud/temas/sleep/informacion/trastornos>

Redacción. Día Mundial del Sueño y Día Europeo de la Narcolepsia [en línea]. Sociedad Española de Neurología, 2016. <http://www.sen.es/saladeprensa/pdf/Link182.pdf>

Zisapel, N. New perspectives on the role of melatonin in human sleep, circadian rhythms and their regulation [en línea]. Br J Pharmacol. 2018. <https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/29318587>

Doboszewska, U. Wlaź, P. et alt. Zinc in the monoaminergic theory of depression: its relationship to neural plasticity [en línea].. Neural Plast., 2017. <https://www.hindawi.com/journals/np/2017/3682752/>