Insomnio en la menopausia: causas y tratamiento

18 octubre 2022 | Cuidado del descanso

Insomnio en la menopausia: causas y tratamiento

El insomnio en la menopausia es un trastorno del sueño muy habitual y uno de los principales factores que merman la calidad de vida de las mujeres durante esta etapa.

Por una parte, está asociado a diferentes enfermedades. Entre ellas, la hipertensión y la depresión.

Por la otra, los problemas para dormir en la menopausia pueden tener un importante impacto en el ámbito social (como limitar las actividades de ocio debido al cansancio) y económico (como una menor productividad como consecuencia de la falta de concentración).

A pesar de ello, debido a la subjetividad de su diagnóstico y su naturaleza multifactorial, el insomnio en la menopausia aún se subestima y se trata insuficientemente.

Cabe recordar que, debido al aumento de la esperanza de vida, la mayoría de las mujeres pasará más de un tercio de su vida en la transición menopáusica y la posterior postmenopausia.

Esto implica que dormir bien en la menopausia debe pasar a ser una prioridad tanto en el ámbito individual (por su impacto en la salud física y mental de la mujer y su bienestar), como a nivel de población general (por su impacto en la sociedad al prolongarse la vida laboral, implicar un mayor uso de recursos sanitarios, etc.).

Los cambios hormonales que se producen en esta etapa son los principales responsables de la aparición de trastornos del sueño en la mujer. Sin embargo, existen otros factores que deben tenerse en cuenta.

La buena noticia es que hay medidas muy efectivas para combatir el insomnio en la menopausia y evitar que este afecte negativamente a su calidad de vida.

Causas del insomnio en la menopausia

La menopausia y el insomnio están directamente relacionados y esto responde a las siguientes causas, que a su vez están imbricadas entre sí: 

  • Envejecimiento. Con la edad, desciende la producción natural de melatonina, una hormona clave en la regulación de los ciclos de sueño y vigilia.

  • Cambios hormonales. Las principales hormonas sexuales femeninas, el estrógeno y la progesterona, experimentan un importante descenso en el climaterio y con la llegada de la menopausia.

    Mientras que el déficit de la primera es el responsable de los principales síntomas que tienen lugar en esta etapa (sofocos, sequedad vaginal, piel seca, pérdida de densidad ósea, una mayor incidencia de vulvovaginitis y cistitis, dolor en las relaciones sexuales, dolor mamario, etc.), la segunda tiene un papel clave en la regulación del sueño.

    De ahí que el déficit de progesterona sea una de las causas que explique por qué la menopausia provoca insomnio.

  • Sofocos. Los sofocos nocturnos en la menopausia son otro de los principales motivos por los que las mujeres sufren insomnio durante esta etapa.

    La sensación de calor generalizada suele ir acompañada de una sudoración excesiva, que se exacerba por el aumento de la temperatura corporal que tiene lugar de forma fisiológica por la noche.

    Esto suele traducirse en numerosos despertares nocturnos y problemas para conciliar el sueño de nuevo.

Los cambios hormonales, el propio envejecimiento, los sofocos nocturnos y la ansiedad son las principales causas de insomnio en la menopausia. 

  • Ansiedad. Las alteraciones hormonales también afectan al estado emocional durante la menopausia.

    Los síntomas más habituales son los cambios bruscos de humor y la irritabilidad, pero las mujeres también son más vulnerables a sufrir ansiedad, depresión y otros trastornos del estado de ánimo durante esta etapa.

    En concreto, la ansiedad en la menopausia es una causa muy habitual en la aparición de problemas para dormir en las mujeres.

    Por una parte, la ansiedad dificulta la conciliación del sueño. Por la otra, la falta de descanso aumenta la irritabilidad y los demás síntomas de los cuadros ansiosos, creando un círculo vicioso difícil de romper.

    Asimismo, el nerviosismo y el desasosiego pueden favorecer o empeorar los sofocos nocturnos, agravando aún más el problema.
  • Cambios vitales. La llegada de la menopausia en la mujer suele coincidir con cambios importantes en su vida.

    Entre otros, el fin de la etapa reproductiva, los cambios físicos y emocionales que esto comporta, el abandono del hogar por parte de los hijos (lo que se conoce como el síndrome del nido vacío), una menor proyección profesional y/o el envejecimiento y el cuidado de los padres.

    Todo ello influye en la relación directa entre menopausia y ansiedad, por lo que también deben tenerse en cuenta a la hora de abordar el tratamiento del insomnio.

Cómo combatir el insomnio en la menopausia

Aunque insomnio y menopausia suelan ir de la mano, no hay que resignarse y aceptarlo como algo inevitable.

Al contrario, debe tratarse cuanto antes mejor para prevenir todos sus efectos adversos. Para ello, existen diferentes abordajes terapéuticos.

Lo más indicado es empezar preferiblemente con terapias no farmacológicas y, solo en aquellos casos donde estas resulten insuficientes, recurrir a medicamentos específicos.

  • Higiene del sueño. Saber cómo mejorar el descanso es fundamental para prevenir el insomnio en la menopausia.

    Entre las principales medidas de higiene del sueño, destacan seguir unos horarios de sueño regular, utilizar la cama solo para dormir, tener una rutina de noche, mantener la habitación en unas condiciones de temperatura y oscuridad óptimas, y evitar las cenas copiosas y el ejercicio vigoroso antes de acostarse.
  • Terapia psicológica. La terapia cognitivo-conductual desafía las creencias y actitudes disfuncionales sobre el sueño, trata los factores emocionales que pueden entorpecer el descanso, y dota de mecanismos específicos para evitar el insomnio en la menopausia.

    Este tipo de terapia ha demostrado conseguir una mejor calidad del descanso y sus beneficios se mantienen en el tiempo.
  • Suplementación con melatonina. Dentro de los tratamientos naturales para el insomnio destacan los suplementos de melatonina.

    Los beneficios de la melatonina en la menopausia consisten principalmente en revertir el descenso en la producción de esta sustancia como consecuencia de la edad.

    El resultado es una mejora en la calidad del descanso y una reducción en el tiempo necesario para poder quedarse dormido.

    Estos suplementos con melatonina para el insomnio suelen ir acompañados de otros principios activos que actúan en sinergia para favorecer el sueño y combatir el decaimiento asociado.

    Uno de estos principios activos es el zinc, por su papel en la regulación del estado de ánimo y su acción antidepresiva.
  • El uso de fitoestrógenos, principalmente las isoflavonas, también puede indicarse para el insomnio durante la menopausia.

    Esto se debe a que se trata de compuestos que imitan las acciones del estrógeno.  
  • Fitoterapia. Existen plantas y hierbas medicinales que tienen un efecto tranquilizante y que podrían ser útiles en el tratamiento del insomnio en la menopausia. Sobre todo, si se trata de casos leves y vinculados a periodos de ansiedad o estrés.

    La tila, la melisa, la pasiflora, la valeriana, la amapola de California, el lúpulo y el hipérico son algunas de las plantas más utilizadas como tratamiento natural para el insomnio.
  • Terapias alternativas. Practicar el mindfulness, el yoga, el ejercicio físico y los masajes también pueden ser útiles para combatir el insomnio en la menopausia.

    No han demostrado su eficacia como tratamientos independientes, pero pueden ser un apoyo interesante a las demás medidas.  
  • Terapia hormonal. La administración de estrógenos (fundamentalmente, estradiol), gestágenos (esencialmente, progesterona) o tibolona (que es una molécula sintética con acciones estrogénicas, progestagénicas y levemente androgénicas) puede estar indicada en algunos casos.

    Sobre todo, para mujeres que sufren de sofocos e insomnio en la menopausia de forma más grave y limitante.
  • Aunque no deben ser el tratamiento de primera línea, en ocasiones los fármacos antidepresivos son la opción terapéutica más indicada. Sobre todo, en los casos de insomnio y ansiedad en la menopausia.

    Durante esta etapa vital en la mujer suelen utilizarse tanto inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina (ISRS), como la fluoxetina, como inhibidores de la recaptación de serotonina y noradrenalina (IRSN), destacando la venlafaxina.

Cabe recordar que, en función de las causas del insomnio en la menopausia, será más conveniente uno u otro tratamiento, o bien la suma de algunos de ellos.

Aún así, siempre se debería optar preferiblemente por medidas terapéuticas no farmacológicas que puedan mantenerse en el tiempo y que no causen efectos secundarios.

Lo que nunca hay que hacer es automedicarse, ya que algunos medicamentos para el insomnio pueden estar contraindicados en ciertas personas o agravar el problema.

Autor: Laboratorios Viñas, departamento científico.

Bibliografía
  1. Alonso, M.J. Trastornos del sueño [en línea]. El Farmacéutico, 2019. <https://www.elfarmaceutico.es/tendencias/te-interesa/trastornos-del-sueno_110552_102.html>
  2. Ortega, M.M., Pozo, M.D. et alt. Insomnio y menopausia: abordaje terapéutico y factores influyentes del insomnio en esta etapa [en línea]. Revista Matronas, 2021. <https://www.enfermeria21.com/revistas/matronas/articulo/213/insomnio-y-menopausia-abordaje-terapeutico-y-factores-influyentes-del-insomnio-en-esta-etapa/>
  3. Redacción. Menopausia y trastornos del sueño [en línea]. Intramed, 2022.<https://www.intramed.net/contenidover.asp?contenidoid=101624>

Compartir:

ENTRADAS MÁS VISTAS

Causas del dolor de cabeza al despertar
Cuidado del descanso
Causas del dolor de cabeza al despertar

Sentir dolor de cabeza al despertar es un malestar habitual entre los adultos. Aunque suele tratarse de una dolencia leve, no debería minimizarse y habría que buscar siempre la causa que puede estar provocándola. A menudo, con una buena higiene del sueño es suficiente.

LEER MÁS
Insomnio y depresión: cómo la falta de sueño puede afectar al estado de ánimo
Cuidado del descanso
Insomnio y depresión: cómo la falta de sueño puede afectar al estado de ánimo

La coexistencia entre insomnio y depresión es muy frecuente. Ambos trastornos se retroalimentan y suelen formar un círculo vicioso difícil de romper. Es fundamental actuar de forma precoz para poder prevenir sus efectos en la salud y la calidad de vida.

LEER MÁS
Cómo mejorar el descanso
Cuidado del descanso
Cómo mejorar el descanso

Dormir es fundamental para la salud. La falta de sueño o un descanso de mala calidad afecta negativamente al bienestar de las personas y puede incrementar el riesgo de enfermedades y accidentes. Por ello es tan importante saber cómo mejorar el descanso.

LEER MÁS
Tipos de trastornos del sueño en el adulto
Cuidado del descanso
Tipos de trastornos del sueño en el adulto

Los trastornos del sueño pueden alterar significativamente el descanso, lo que tiene un impacto negativo en la salud física y mental de las personas, así como en su calidad de vida. El insomnio es el trastorno más frecuente, pero hay muchos otros.

LEER MÁS
Subscribirme a la Newsletter
Subscribirme a la Newsletter

Recibirás la newsletter
Consejos de CUIDADOEXPERTO
trimestralmente en tu email.

(*) Campos obligatorios
¡Gracias por subscibirte!

Estás a un sólo paso de completar tu subscripción

Para finalizar el proceso, haz clic en el enlace que te acabamos de enviar a tu correo electrónico para validar tu cuenta.

Si no lo tuvieras en tu bandeja de entrada, comprueba tu bandeja de SPAM o de correo no deseado.

¡Error al subscibirte!

Ha ocurrido un error, por favor inténtelo de nuevo más tarde.

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, así como analizar sus hábitos de navegación. El usuario tiene la posibilidad de configurar sus preferencias o rechazar las cookies AQUÍ

Necesarias por motivos técnicos

Análisis