El dolor en las mamas y el ciclo menstrual

8 febrero 2022 | Salud de la mujer

El dolor en las mamas y el ciclo menstrual

El dolor en las mamas y el ciclo menstrual suelen estar directamente relacionados. De hecho, se trata del tipo de dolor mamario más frecuente, afectando a más del 70% de las mujeres en edad fértil.

Este dolor mamario cíclico premenstrual, conocido médicamente como mastodinia, es consecuencia de los cambios morfológicos que sufren los senos con las fluctuaciones hormonales fisiológicas que tienen lugar a lo largo del ciclo.

Concretamente, los niveles de estrógenos aumentan desde el primer día de la menstruación hasta alcanzar un nivel máximo justo antes de la mitad del ciclo. Esto ocasiona el crecimiento de los conductos mamarios, unos tubos delgados de la mama responsables de llevar la leche desde los lobulillos de la mama (la glándula que la elabora) hasta el pezón.

Paralelamente, los niveles de progesterona se incrementen en la fase lútea y alcanzan su nivel máximo hacia el día 21 en un ciclo de 28 días. Esto, a su vez, provoca el agrandamiento de los lóbulos mamarios (la parte de la mama donde se encuentran los lobulillos).

Todo ello hace que la gran mayoría de las mujeres experimente dolor de mamas antes de la menstruación

Este dolor mamario, por tanto, se diferencia de cualquier otro por estar claramente relacionado con el ciclo menstrual. Es decir, aparece en la fase lútea (generalmente, las dos semanas previas a la llegada del periodo, aunque dependerá de la duración de cada ciclo), aumenta hasta el inicio de la menstruación y mejora con la llegada del periodo.

El dolor en las mamas suele ser leve o moderado, pero puede llegar a ser severo en algunas mujeres. Por lo general, afecta a ambas mamas, en especial las partes superiores y exteriores, y se puede extender a las axilas.

Es frecuente que este dolor de mamas también vaya acompañado de hinchazón, sensación de pesadez y tensión y/o la formación de ‘bultos’ (modularidad).

 Lo más habitual es que afecte a las mujeres de entre 20 y 45 años, así como a aquellas que están en transición hacia la menopausia.

 También suele ser especialmente frecuente en las mujeres con mamas fibroquísticas, un afección benigna en la que los senos se caracterizan por un engrosamiento del tejido mamario y quistes llenos de líquido.

Asimismo, un desequilibrio de los ácidos grasos dentro de las células puede afectar la sensibilidad que tiene el tejido mamario a las hormonas en circulación y agravar la mastodinia.

 El exceso de cafeína, por su parte, también se ha relacionado con un empeoramiento del dolor en las mamas antes de la menstruación, aunque se necesita más información al respecto.

Finalmente, se ha observado que el dolor de senos suele ser más severo cuando coincide con situaciones de estrés y ansiedad.

La mastodinia es una dolencia benigna, pero puede tener un impacto muy significativo en la calidad de vida de las mujeres.

La mastodinia puede manifestarse como síntoma aislado y caracterizarse únicamente como dolor de mamas antes de la regla o bien ser una de las manifestaciones del llamado síndrome premenstrual.

Este trastorno se caracteriza por un conjunto de síntomas físicos y psicológicos que aparecen días antes de la llegada de la menstruación y que engloban, más allá de la mastodinia, la distención abdominal, la irritabilidad, sentimientos de tristeza, transtornos del sueño, dolor de cabeza, y los antojos por ciertos alimentos, entre muchos otros. 

En cualquier caso, el dolor en las mamas puede afectar de manera muy significativa a la calidad de vida de las mujeres. Sin embargo, muchas de ellas aún desconocen que hay medidas para aliviar el dolor y la hinchazón en el pecho y lo aceptan con resignación como parte de su ciclo menstrual.  

Es importante destacar que las mujeres que padecen mastodinia suelen ver limitada su actividad diaria y tienden a sufrir alteraciones del sueño como el insomnio, con los consiguientes efectos sobre el estado de ánimo. 

Quienes consultan con el médico o farmacéutico suelen hacerlo porque el dolor en las mamas afecta a su actividad física o sexual. También porque temen que sea un posible síntoma de cáncer de mama, lo que les genera mucha angustia y ansiedad.

En ese sentido, es importante hacer llegar un mensaje de tranquilidad. En el cáncer de mama, el dolor en el pecho raramente es una señal de alerta y de serlo, lo hace acompañado de otros síntomas: la presencia de un nuevo bulto en la mama o la axila; algún cambio en el tamaño o la forma los senos; irritación o hundimientos en la piel del pecho; y enrojecimiento, descamación, hundimiento o secreción del pezón.

Además, en el cáncer de mama, los síntomas como el dolor no se ven influenciados por el ciclo menstrual y suelen ser unilaterales (solo afectan a una de las mamas).

A pesar de que el dolor de senos sea una dolencia común y el riesgo de que se trate de un síntoma de cáncer de mamas sea bajo, no debe minimizarse.

Su impacto en el día a día de las mujeres puede llegar a ser muy negativo y actualmente existen medidas que permiten aliviar el dolor y las demás molestias. 

Cómo aliviar el dolor de mamas 

Ante un dolor de mamas, es fundamental caracterizar los síntomas que provoca para poder diferenciarlo de una mastodinia o de una mastalgia (dolor mamario no relacionado con el ciclo menstrual).

La historia clínica suele ser determinante para el diagnóstico, pero suele indicarse también un examen físico para descartar una anormalidad física.

Una vez se diagnostica que se trata de un dolor en las mamas relacionado con el ciclo menstrual, existen diferentes medidas para mitigar los síntomas que provoca. 

· Usar un sujetador bien ajustado. Es importante utilizar un sujetador de la talla adecuada y de sujeción firme, así como un sujetador deportivo a la hora de realizar ejercicio físico.

· Realizar cambios en la dieta. Limitar los alimentos ricos en grasas poco saludables y priorizar aquellos con propiedades antiinflamatorias (frutos rojos, frutas cítricas, aceite de oliva virgen extra, pescados ricos en omega-3, vegetales, etc.) puede minimizar el dolor en los senos antes de la menstruación.

También se debería evitar el exceso de sal y prescindir o limitar los alimentos ricos en sodio en la fase lútea para reducir la hinchazón.

Otro cambio en la dieta que a algunas personas les resulta útil es disminuir o eliminar la cafeína.

· Revisar el consumo de medicamentos. Algunos fármacos pueden empeorar el dolor en las mamas de tipo cíclico. Entre ellos, los empleados en los tratamientos de fertilidad, así como ciertos antidepresivos y antipsicóticos.

Si se relaciona directamente el dolor de senos o su empeoramiento con el consumo de estos fármacos, se debería consultar con el médico y valorar posibles alternativas.

· Aplicar una crema para el dolor de mamas. Existen cremas para el dolor de mamas que ayudan a aliviar la sensación de malestar que provoca la tensión mamaria.

No son tratamientos hormonales, sino que contienen principios activos que ayudan a mejorar los síntomas de mastodinia.

Entre ellos, la leche de semilla de Gossypium herbaceum, rica en ácidos grasos esenciales y fosfolípidos, y el ácido glicirrético, con propiedades antiinflamatorias.

Al no contener hormonas, estas cremas para el dolor de mamas pueden aplicarse siempre que sea necesario. Aún así, se recomienda al menos hacerlo dos veces al día (mañana y noche) y se aconseja especialmente aplicarla antes de acostarse y dejarla actuar durante toda la noche.

El masaje que se realiza para conseguir la absorción del producto también permite mejorar el drenaje y la microcirculación local a nivel cutáneo

· Aplicar frío y calor. La aplicación de frío y calor para el dolor de mamas, al tener efectos antiinflamatorios y descongestionantes, también puede tener efectividad en episodios agudos como coadyuvante.

· Recurrir a la fitoterapia. Los suplementos de aceite de onagra pueden cambiar el equilibrio de ácidos grasos de las células, lo cual podría reducir el dolor en las mamas.

También el extracto de Sauzgatillo (Vitex agnus castus) se emplea habitualmente cuando la mastodinia se asocia a alteraciones hormonales en la mujer. 

· Incrementar el consumo de vitamina E. Diferentes estudios demostraron un posible efecto beneficioso de la vitamina E para el dolor de mamas antes de la regla.

En uno de ellos, los síntomas de mastodinia mejoraron tras tomar 200 unidades internacionales de vitamina E durante 2 meses.

Son alimentos ricos en vitamina E los aceites vegetales, las nueces, las semillas y las hortalizas de hoja verde.

· Iniciar terapias de relajación. La ansiedad y el dolor de mamas pueden formar un círculo vicioso difícil de romper. Los estados de estrés se han relacionado con un empeoramiento de la mastodinia, y una tensión mamaria severa puede generar a su vez mayor ansiedad.

Por ello, todas aquellas medidas que ayuden a una mejor gestión del estrés y las alteraciones del estado de ánimo serán beneficiosas para el dolor de senos.

· Usar analgésicos y antiinflamatorios. Cuando el dolor en las mamas es severo o muy limitante, también se puede recurrir a fármacos analgésicos y antiinflamatorios tópicos sistémicos.

· Recurrir a tratamientos hormonales. En casos puntuales puede indicarse tratamientos hormonales como el tamoxifeno (antiestrógeno) o el danazol (androgénico). No obstante, estos medicamentos no están exentos de efectos secundarios y no deberían ser, en ningún caso, el primer tratamiento de elección para la mastodinia.

Mas aún, cuando existen otras medidas eficaces para aliviar el dolor en las mamas sin riesgos asociados.

También puede prescribirse progesterona por vía tópica, oral o transdérmica. En el caso de la progesterona aplicada a nivel local, los efectos secundarios son prácticamente inexistentes y varios estudios han demostrado su eficacia.

 Todas estas medidas pueden ser de gran ayuda para controlar el dolor mamario en el ciclo menstrual. Aún así, si este persiste o se agrava, es importante consultar con el médico. 

Autor: Laboratorios Viñas, departamento científico.

Bibliografía

Redacción. Mastàlgia premenstural i ecografía [en línea]. Essencial. Generalitat de Catalunya, 2021. <http://essencialsalut.gencat.cat/web/.content/minisite/essencial/fitxes_cercador/2021/essencial_mastalgia_premenstrual_ecografia_marc_2021.pdf>

Redacción. Cambios mamarios premenstruales [en línea]. MedLine. Biblioteca Nacional de Medicina de los Estados Unidos, 2020. <https://medlineplus.gov/spanish/ency/article/003153.htm>

Redacción. Dolor en las mamas [en línea]. Mayo Clinic, 2021. https://www.mayoclinic.org/es-es/diseases-conditions/breast-pain/symptoms-causes/syc-20350423#:~:text=Descripci%C3%B3n%20general,hombres%2C%20mujeres%20y%20personas%20transg%C3%A9nero

Compartir:

ENTRADAS MÁS VISTAS

5 consejos para mejorar la sequedad vaginal en la menopausia
Salud de la mujer
5 consejos para mejorar la sequedad vaginal en la menopausia

La sequedad vaginal en la menopausia es una molestia común que puede provocar un impacto muy negativo en la calidad de vida de las mujeres. Los cambios hormonales son los responsables de provocar esta sensación de sequedad, pero existen diferentes medidas para aliviarla.

LEER MÁS
Dolor mamario: por qué aparece y como aliviarlo
Salud de la mujer
Dolor mamario: por qué aparece y como aliviarlo

El dolor en los senos es una molestia habitual entre las mujeres. No obstante, puede causar mucho malestar, interferir en las actividades diarias y mermar la calidad de vida. Por ello, una vez determinada la causa, conviene adoptar medidas para prevenirlo y aliviarlo.

LEER MÁS
5 consejos para abordar el dolor en las relaciones sexuales
Salud de la mujer
5 consejos para abordar el dolor en las relaciones sexuales

Experimentar dolor en las relaciones sexuales es una realidad para muchas mujeres. No obstante, con un tratamiento para la dispareunia adecuado, esta afección íntima puede aliviarse e incluso eliminarse por completo. Para ello, hay que tener en cuenta ciertos factores.

LEER MÁS
5 consejos para la sequedad vaginal en el embarazo y postparto
Salud de la mujer
5 consejos para la sequedad vaginal en el embarazo y postparto

La sequedad vaginal en el embarazo y el postparto es frecuente y suele ocasionar molestias en el día a día de las mujeres. Por lo general, las causas son fisiológicas y es posible minimizar los síntomas que provoca con unas sencillas medidas.

LEER MÁS
Subscribirme a la Newsletter
Subscribirme a la Newsletter

Recibirás la newsletter
Consejos de CUIDADOEXPERTO
trimestralmente en tu email.

(*) Campos obligatorios
¡Gracias por subscibirte!

Estás a un sólo paso de completar tu subscripción

Para finalizar el proceso, haz clic en el enlace que te acabamos de enviar a tu correo electrónico para validar tu cuenta.

Si no lo tuvieras en tu bandeja de entrada, comprueba tu bandeja de SPAM o de correo no deseado.

¡Error al subscibirte!

Ha ocurrido un error, por favor inténtelo de nuevo más tarde.

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, así como analizar sus hábitos de navegación. El usuario tiene la posibilidad de configurar sus preferencias o rechazar las cookies AQUÍ

Necesarias por motivos técnicos

Análisis