5 consejos para el tratamiento de las aftas bucales

4 febrero 2019 | Salud bucodental

5 consejos para el tratamiento de las aftas bucales

Las aftas bucales, conocidas popularmente como llagas en la boca, son lesiones pequeñas y superficiales que aparecen en la mucosa oral. Concretamente, en la cara interna de mejillas y labios, la lengua, el paladar blando y las encías.

Estas aftas se caracterizan por tener una forma redonda u ovalada, bordes rojizos y un color blanquecino o amarillento en el centro.

Aunque las causas de las aftas bucales son diversas, suelen formarse como consecuencia de un traumatismo o bien por una enfermedad conocida como estomatitis aftosa, la más frecuente de la mucosa bucal.

De este modo, entre otros muchos factores, las llagas en la boca pueden aparecer al morder accidentalmente la mejilla, la lengua o los labios, por un cepillado de dientes excesivo o con productos irritantes, al comer alimentos demasiado calientes o por el uso de prótesis dentales u ortodoncia.

Por su parte, la estomatitis aftosa tiene un origen desconocido, aunque se relaciona con causas genéticas, nutricionales, hormonales e inmunológicas, así como con infecciones bacterianas o víricas y ciertas enfermedades digestivas. 

También, se cree que el estrés emocional y físico, los cambios hormonales, la hipersensibilidad a ciertos alimentos o el déficit de algunos minerales y vitaminas actuarían como factores desencadenantes.

Así pues, cualquier persona puede tener llagas en la boca de manera puntual en algún momento de su vida. Sin embargo, hay quienes sufren de aftas bucales recurrentes.

Concretamente, estas lesiones son especialmente frecuentes entre niños, adolescentes, adultos jóvenes, mujeres y quienes padecen el síndrome de boca seca.

Además, a pesar de que suelen ser lesiones benignas y que tienden a desaparecer por sí solas al cabo de unos días o semanas, las aftas en la boca acostumbran a ser muy dolorosas y pueden llegar a causar problemas al comer o al hablar.

Sobre todo, cuando se trata de úlceras bucales más profundas (no solo afectan al epitelio de la mucosa bucal, sino también al tejido conectivo subyacente) y de mayor tamaño (con un diámetro próximo o superior a 1 centímetro). También, si son numerosas (hay 10 o más lesiones) y forman grupos.

Las aftas bucales pueden ser muy dolorosas y causar problemas al hablar o comer.

Es por todo ello que se hace necesario un tratamiento para las aftas bucales que minimice las molestias que causan y acelere su curación.

  1. Aliviar los síntomas de las aftas. Al poder ser muy dolorosas y causar una inflamación significativa en la mucosa bucal, conviene recurrir a un tratamiento para las llagas en la boca que proporcione un efecto analgésico y antiinflamatorio inmediato.

    Sobre todo, cuando las aftas son muy molestas o extensas y están interfiriendo en la funcionalidad de la boca (principalmente, la nutrición y el habla).

    En ese sentido, los productos tópicos a base de ácido hialurónico han demostrado ser muy eficaces. Además, pueden utilizarse siempre que se necesiten, no tienen contraindicaciones ni interacciones y son inocuos en caso de ingestión.

    Esto último es especialmente importante en el caso de los niños. Además, estas soluciones bucales con ácido hialurónico para las aftas les permiten, de forma rápida, la reanudación de su higiene oral diaria y la alimentación, algo fundamental entre los más pequeños.

    A la hora de elegir el tratamiento para las aftas o úlceras bucales, es esencial que este también contenga activos que permitan que el ácido hilaurónico se mantenga en el lugar de aplicación durante un largo periodo de tiempo, contrarrestando así el efecto diluyente de la saliva.

    Los productos para las úlceras bucales a base de ácido hialurónico pueden empezar a utilizarse incluso uno o dos días antes de la aparición efectiva de la llaga, cuando es habitual sentir una sensación de hormigueo, picor o ardor en la zona donde se acabará formando la lesión.
  2. Favorecer la cicatrización y la curación de las heridas. Más allá de calmar el dolor y reducir la inflamación que provocan las aftas bucales o úlceras, el ácido hialurónico tiene también un efecto regenerador, por lo que contribuye favorablemente a la reparación del tejido dañado y a disminuir la duración de las lesiones.

    Al mismo tiempo, previene posibles infecciones al impedir la proliferación de microorganismos oportunistas y su entrada a través de la mucosa ulcerada.

    Este efecto protector lo consigue al mantener en condiciones ideales el pH oral fisiológico y al adherirse a la zona afectada, formando una barrera.

    Finalmente, una vez reconstituida la mucosa bucal, el ácido hialurónico le da consistencia actuando como un potente hidratante.  
  3. Prevenir la irritación de las llagas. Mientras haya lesiones activas, se recomienda comer alimentos suaves, blandos y en trozos pequeños para que sean fáciles de tragar. También, beber con pajita si el contacto de los líquidos con las llagas resulta molesto.

    Por el contrario, es aconsejable evitar los platos muy condimentados, así como los alimentos ásperos, ácidos o picantes, pues podrían causar más dolor y escozor en las heridas.

    En cuanto al cepillado de los dientes, hay que tener cuidado de no tocar ni frotar las aftas y prescindir de cualquier producto para la higiene bucal que pudiera contener alcohol u otros ingredientes irritantes para la mucosa oral.
  4. Tratar la causa de las úlceras bucales. En el caso de que las úlceras bucales aparezcan como consecuencia de una infección, puede que sea necesario seguir un tratamiento antibiótico, antifúngico o antiviral.

    En cambio, si su origen está en una alimentación con una deficiencia de hierro, zinc, ácido fólico, vitamina B12 o vitamina B6, hacer cambios en la dieta y el consumo de un suplemento nutricional contribuirá a prevenir su reaparición.

    Asimismo, no hay que olvidar que las aftas, sobre todo cuando son muy recurrentes, pueden ser síntoma de celiaquía, enfermedades intestinales inflamatorias, como la enfermedad de Crohn y la colitis ulcerosa, o un sistema inmunitario debilitado.
  5. Prevenir la aparición de aftas bucales. A pesar de que la mayoría de las veces se desconoce el por qué aparecen llagas en la boca, hay medidas que pueden ayudar a prevenir su reaparición.

    Entre otras, tener unos buenos hábitos de higiene bucodental, seguir una dieta saludable que evite deficiencias nutricionales, masticar despacio para evitar morderse la lengua, los labios o la cara interna de las mejillas, reducir el estrés o proteger la boca de rozaduras en caso de usar ortodoncia u otros dispositivos dentales.

    También conviene prestar atención a lo que se come para tratar de identificar aquellos alimentos que irritarían la mucosa oral.

    Paralelamente, aquellas personas con mayores factores de riesgo, pueden prevenir recidivas con el uso habitual de un enjuague bucal específico para aftas.

Aún así, cabe mencionar que se deberá acudir siempre al médico cuando las úlceras bucales sean inusualmente grandes, persistentes y recurrentes, causen un dolor que no se pueda controlar con las anteriores medidas de cuidado personal, provoquen una dificultad extrema para comer y beber o vayan acompañadas de fiebre.

 

Visual descargable al final del artículo

5 consejos aftas bucales

Documentación para descargar
Bibliografía
  • Redacción. Afta [en línea]. Mayo Clinic, 2018. < https://www.mayoclinic.org/es-es/diseases-conditions/canker-sore/symptoms-causes/syc-20370615>.
  • Redacción. Úlceras bucales [en línea]. NorthShore University HealthSystem, 2018. <https://www.northshore.org/healthresources/encyclopedia/encyclopedia.aspx?DocumentHwid=zd1065&Lang=es-us>.

ENTRADAS MÁS VISTAS

Las aftas bucales: por qué salen y cómo curarlas
Salud bucodental
Las aftas bucales: por qué salen y cómo curarlas

Las aftas bucales pueden aparecer por distintas causas. Aunque no suelen ser graves, sí acostumbran a ser muy molestas. Por ello, el tratamiento de las llagas en la boca va dirigido principalmente a calmar el dolor, acelerar su curación y prevenir recurrencias.

LEER MÁS
Boca seca: cuando la producción de la saliva no es suficiente
Salud bucodental
Boca seca: cuando la producción de la saliva no es suficiente

La sequedad bucal es una afección frecuente que, además de causar molestias en el día a día, puede favorecer la aparición de otras patologías. Por esta razón, es fundamental conocer los factores que pueden provocan la falta de saliva y aliviar sus síntomas.

LEER MÁS
Cómo actuar ante el dolor dental
Salud bucodental
Cómo actuar ante el dolor dental

La odontalgia es una afección oral muy común y motivo frecuente de consulta en la farmacia. Aunque requiere de atención odontológica, ciertas medidas de higiene bucodental y farmacológicas contribuyen a aliviar el dolor en la espera de la visita con el especialista.

LEER MÁS
Cómo afecta el tabaco a la salud bucal
Salud bucodental
Cómo afecta el tabaco a la salud bucal

El tabaco tiene un efecto muy nocivo en la salud bucodental. No solo por ser uno de los principales factores de riesgo para el desarrollo de diferentes enfermedades de la cavidad oral, sino también porque favorece complicaciones que afectan negativamente a la calidad de vida.

LEER MÁS