Dolor neuropático: qué es, causas y tratamiento

1 octubre 2020 | Tratamiento del dolor

Dolor neuropático: qué es, causas y tratamiento

El dolor neuropático es uno de los tipos de dolor más complejos, sobre todo porque engloba diferentes causas, mecanismos fisiopatológicos y síntomas. Esto hace que, en muchas ocasiones, quienes lo sufren no reciban un diagnóstico ni un tratamiento adecuado.

Como consecuencia del dolor, que puede manifestarse diariamente, se estima que el 85% de estas personas presenta un deterioro significativo en su calidad de vida, además de otras patologías asociadas como transtorno del sueño, ansiedad, depresión o falta de energía. 

A todo ello, hay que sumarle que entre el 6 y el 8% de la población española lo presenta en alguna forma, por lo que no es una afección poco frecuente. Esto se debe a que las causas del dolor neuropático son muy prevalentes en la sociedad y se relaciona en muchos casos con patologías asociadas a la edad, siendo un motivo de dolor crónico en los ancianos

Es necesario entonces concienciar sobre qué es el dolor neuropático y la importancia de un diagnóstico adecuado y temprano. En primer lugar, por su impacto en la calidad de vida y, en segundo lugar, porque no suele responder a los fármacos más comúnmente utilizados para el tratamiento del dolor.

En ese sentido, el dolor neuropático es una afección neurológica que aparece como consecuencia de alteraciones del sistema nervioso central o periférico por culpa de una lesión o enfermedad.

El dolor neuropático puede provocar síntomas dolorosos a diario e ir acompañado de trastornos del sueño o el estado de ánimo.

 

Anteriormente, en la definición de dolor neuropático se incluían también las disfunciones del sistema nervioso, como la fibromialgia o el síndrome de dolor regional complejo. Sin embargo, se excluyeron al tener una fisiopatología distinta y todavía incierta.    

En función de su origen, esta afección se clasifica en dos grandes grupos: dolor neuropático central y periférico. El primero suele estar provocado por lesiones que afectan al cerebro y/o la médula espinal, mientras que el segundo es consecuencia de lesiones en los nervios periféricos, plexos nerviosos o raíces medulares dorsales.

 

¿A qué se debe el dolor neuropático?

Las causas del dolor neuropático son muy variadas, pero incluyen las siguientes:

  • Traumatismos: Cirugías, lesiones de la médula espinal, dolor postamputación (dolor del miembro fantasma) y lesiones por accidentes.
  • Alteraciones metabólicas: Diabetes mellitus (neuropatía diabética dolorosa), hipotiroidismo, uremia, porfiria y amiloidosis.
  • Compresión de los nervios: Síndrome del túnel carpiano, neuralgias de cara, cabeza y cuello, radiculopatía crónica, estenosis espinal y otros síndromes de atrapamiento nervioso.
  • Procesos oncológicos: Infiltración o compresión tumoral, metástasis y otros mecanismos fisiopatológicos del cáncer.
  • Enfermedad vascular e isquemia: Ictus, lupus eritematoso sistémico y panarteritis nodosa.
  • Infección: Víricas (herpes zóster, mononucleosis infecciosa, sida, etc.) y bacteriana (sífilis, difteria, etc.).
  • Deficiencias nutricionales: Neuropatía alcohólica y estados carenciales de tiamina (vitamina B1), niacina (vitamina B3) y piridoxina (vitamina B6).
  • Enfermedades autoinmunes: Esclerosis múltiple y sarcoidosis.
  • Toxinas: Metales (oro, mercurio, plomo, arsénico y talio), fármacos quimioterápicos u otros como la isoniazida, la nitrofurantoína, la hidralazina y la fenitoína.
  • Enfermedades genéticas: Neuropatías sensitivas hereditarias y enfermedad de Fabry.
  • Enfermedades degenerativas: Hernia discal, fibrosis pulmonar, ELA o enfermedad de Parkinson.
  • Otras: Polineuropatía crónica progresiva o recurrente, siringomielia, síndrome de Guillain-Barré y crisis epilépticas.

Dolor neuropático: síntomas

El dolor en sí es un mecanismo de protección del organismo, el cual aparece cuando un estimulo (mecánico, térmico o químico) activa los correspondientes receptores que ‘alertan’ al sistema nervioso central.

En el caso del dolor neuropático, este mecanismo de transmisión del dolor se ve modificado y la respuesta dolorosa se magnifica, e incluso puede mantenerse en ausencia del estímulo externo.

A partir de ahí, los síntomas de dolor neuropático son múltiples y complejos y tienen la particularidad de que resultan difíciles de describir.

En general, suelen presentarse en el área inervada por el nervio afectado y es común que incluyan una falta de sensibilidad y síntomas dolorosos similares a una sensación de corriente eléctrica, ardor, pinchazos o apuñalamiento, incluso ante un estímulo que normalmente no los produce (por ejemplo, el roce de las sábanas y la ropa interior o el contacto con el agua).

También puede ir acompañado de contracciones musculares involuntarias o sostenidas, temblores, sensación de hormigueo, picor, pérdida de parte de la motricidad de uno o más músculos y disminución o falta de dolor ante estímulos dolorosos, entre otros síntomas. 

Dolor neuropático: tratamiento

Una correcta evaluación y un adecuado diagnóstico son fundamentales para el tratamiento del dolor neuropático.

El primer objetivo debe ser tratar la causa que provoca dicho dolor, aunque lamentablemente esto no siempre es posible.

Al mismo tiempo, hay que tener en cuenta que la persona puede sufrir dolor por otras causas, como por ejemplo dolor lumbar asociado a problemas de columna o enfermedades músculo-esqueléticas.

Otro punto importante en el manejo del dolor neuropático es el tratamiento de los cuadros ansioso-depresivos y los trastornos del sueño que suelen ir asociados a esta afección. 

En lo referente al abordaje farmacológico, cabe recordar que los analgésicos tradicionales (AINEs) no son el medicamento para el dolor neuropático de elección, ya que no consiguen un efecto satisfactorio.

También se debe informar de que muchas veces los fármacos no logran aliviar el dolor neuropático completamente, mientras que son frecuentes los efectos adversos de la medicación.

Finalmente, hay que tener en cuenta que ningún medicamento para el dolor neuropático funciona igual en todos los estadios de la afección ni en todas las personas, por lo que el tratamiento debe ser siempre individualizado. 

A partir de ahí, la primera línea de tratamiento son los antidepresivos tricíclicos (amitriptilina y también nortriptilina y desipramina), los antidepresivos duales (duloxetina y venlafaxina), los neuromoduladores (gabapentina y pregabalina) y los anestésicos locales (lidocaína) y la capsaicina tópicas.

En la segunda línea se encuentran los opioides (opioides suaves como el tramadol y de mayor potencia como la buprenorfina, la oxicodona o la metadona) y, en tercera línea, los antiepilépticos (carbamazepina, oxcarbazepina, lamotrigina y ácido valproico), otros antidepresivos (bupropión, citalopram o paroxetina) y los cannabinoides. 

Los últimos avances en el tratamiento del dolor neuropático también incluyen medidas intervencionistas para casos muy concretos, como la radiofrecuencia o los bloqueos nerviosos.

Por lo que respecta al tratamiento natural para dolor neuropático, la terapia cognitivo-conductual, el soporte psicoterapéutico, la rehabilitación, la fisioterapia y el deporte son medidas que permiten reducir notablemente el dolor y mejorar la calidad de vida de las personas afectadas. De hecho, son prácticas recomendadas como parte del abordaje terapéutico de esta afección.

Esto es especialmente importante para quienes tienen ataques de dolor neuropático por ansiedad y estrés, pues se trata de posibles factores desencadenantes. En otras personas los síntomas pueden agravarse al adoptar malas posturas o descuidar el estilo de vida, sobre todo la dieta, la hidratación y el sueño.

Respecto a si la acupuntura sirve para dolor neuropático, una revisión sistemática reciente muestra que puede ser eficaz en el tratamiento de la neuropatía diabética periférica y en neuropatías por atrapamiento como el síndrome del túnel carpiano.

En cuanto al uso de plantas medicinales para el dolor neuropático, como la nuez moscada o la hierba de San Juan, los estudios disponibles no permiten establecer conclusiones significativas respecto a sus posibles beneficios.

 

 

 

Bibliografía

Gómez, A.E. Dolor neuropático [en línea]. Farmacia Abierta, 2015.

<https://www.elsevier.es/index.php?p=revista&pRevista=pdf-simple&pii=X0213932415915961>

Redacción. El dolor neuropático representa ya el 25% de las consultas por dolor que se producen en los centros de salud [en línea]. Sociedad Española de Neurología, 2016. <https://www.sen.es/saladeprensa/pdf/Link196.pdf>

Redacción. Consejos para pacientes con dolor neuropático para el período de alerta del Covid-19 [en línea]. Sociedad Española de Neurología, 2020. <https://www.sen.es/attachments/article/2662/Consejos%20para%20pacientes%20con%20dolor%20neuropatico.pdf>

ENTRADAS MÁS VISTAS

Cómo combatir el dolor en la artrosis de mano
Tratamiento del dolor
Cómo combatir el dolor en la artrosis de mano

La artrosis de las manos y los dedos es una afección frecuente que causa dolor, rigidez e incluso deformidad en las articulaciones. A pesar de que no puede curarse, los tratamientos para la artrosis permiten controlar los síntomas y la progresión de la enfermedad.

LEER MÁS
5 técnicas de ejercicio para aliviar el dolor muscular
Tratamiento del dolor
5 técnicas de ejercicio para aliviar el dolor muscular

Una musculatura fuerte es clave para prevenir y reducir el dolor muscular. Para ello, es imprescindible el ejercicio físico regular. Sobre todo, trabajar los músculos que constituyen lo que se conoce como ‘core’, así como los cuádriceps, los pectorales, los dorsales y la musculatura de los brazos.

LEER MÁS
Consejos para prevenir y reducir el dolor articular
Tratamiento del dolor
Consejos para prevenir y reducir el dolor articular

El dolor articular puede ser muy intenso, interfiriendo en el día a día de quienes lo sufren y mermando significativamente su calidad de vida. Por ello, su prevención y tratamiento precoz es fundamental para aliviar las molestias que causa, así como para frenar su evolución.

LEER MÁS
Una musculatura fuerte para prevenir el dolor de espalda
Tratamiento del dolor
Una musculatura fuerte para prevenir el dolor de espalda

El dolor de espalda es una afección muy común debido a ciertas actividades de la vida diaria y la práctica de deporte. Fortalecer los músculos de la columna, la pelvis y las extremidades inferiores con ejercicios específicos ayuda a prevenir la lumbalgia.

LEER MÁS