Higiene ocular: la clave para prevenir la inflamación de los párpados

27 abril 2018 | Cuidado de los ojos

Higiene ocular: la clave para prevenir la inflamación de los párpados

Un párpado inflamado, enrojecido e irritado, especialmente en la parte donde nacen las pestañas, nos debe hacer sospechar que hay un problema de blefaritis.

Esta enfermedad óculo-cutánea puede venir acompañada de la presencia de otros síntomas como la aparición de caspa en las pestañas o costras, lagrimeo del ojo y sensación de tener arenilla al parpadear. Además, esta inflamación de los párpados acostumbra a ser bastante molesta, porque suele causar picor y ardor en la zona afectada.

A pesar de que las causas de la blefaritis no se conocen con exactitud, aparece cuando la grasa y otras sustancias secretadas por los ojos y los párpados se acumulan en la superficie palpebral y las pestañas.

Asimismo, puede estar asociada a una infección ocular bacteriana, al síndrome del ojo seco y a ciertas enfermedades de la piel como la rosácea. Es, además, una dolencia común entre las personas mayores de 50 años.

El problema de la blefaritis es que tiende a ser una afección crónica. No obstante, con el cuidado ocular adecuado, se puede prevenir su reaparición.

Una buena rutina de higiene ocular es parte esencial del tratamiento de la blefaritis

Cómo prevenir la blefaritis

Una buena rutina de higiene ocular es parte esencial del tratamiento para la blefaritis.

Por ello, es fundamental que las personas que sufren de esta inflamación de párpados de forma recurrente sepan que:

  • La higiene de párpados y pestañas debe realizarse a diario y todas las veces que sea necesario.
  • Se deben usar productos específicos para la limpieza ocular. En ningún caso están aconsejados los lavados con agua y sal o manzanilla. 
  • En la limpieza de párpados y pestañas deben utilizarse toallitas o gasas diferentes para cada ojo y de un solo uso.
  • Hay que frotar suavemente a lo largo de todo el párpado superior e inferior, de dentro hacia fuera, así como en las pestañas. 
  • Si hay picor en los párpados, no se deben frotar los ojos con las manos, ya que pueden ser fuente de infección y trasladarla de un ojo a otro.
  • En caso de que la blefaritis haya provocado la caída de pestañas, existen cremas que ayudan a su regeneración.
  • La inflamación de los párpados puede estar provocada por diferentes sustancias cosméticas que, al entrar en contacto con el ojo, provocan una reacción alérgica. Para minimizar este riesgo, es importante utilizar cosméticos y maquillaje específicos para ojos sensibles.

Si la blefaritis va acompañada de una infección bacteriana, será necesario el tratamiento con antibióticos en crema u orales.

Bibliografía
  • Redacción. Blefaritis y disfunción de glándulas de meibombio [en línea]. Sociedad Española de Oftalmología. <https://www.oftalmoseo.com/patologias-frecuentes-2/blefaritis-y-disfuncion-de-glandulas-de-meibomio/>
  •  Redacción. ¿Qué es la blefaritis? [en línea]. American Academy of Ophthalmology, 2012. <https://www.aao.org/salud-ocular/enfermedades/que-es-la-blefaritis>
  •  Redacción. Blefaritis [en línea]. MedlinePlus. Biblioteca Nacional de los Estados Unidos, 2016. <https://medlineplus.gov/spanish/ency/article/001619.htm>