¿Qué causa las aftas?

21 diciembre 2020 | Salud bucodental

¿Qué causa las aftas?

Las aftas bucales son motivo frecuente de consulta en las oficinas de farmacia, porque tienen una incidencia alta y pueden ser muy dolorosas. En cambio, pocas veces se recurre al médico para su diagnóstico y tratamiento. 

Es por ello que conocer qué causa las aftas y cuándo es necesario acudir al odontólogo es fundamental.

En la mayoría de los casos, se trata de lesiones benignas, de causa idiopática y que se resuelven por si mismas en pocos días. De ser así, el tratamiento de las aftas debe ir enfocado sobre todo a aliviar los síntomas y favorecer la cicatrización y curación de la mucosa bucal. 

No obstante, hay que acudir al odontólogo cuando estas llagas o úlceras se presentan de forma recurrente (estomatitis aftosa recurrente), tienen una evolución de más de 15 días y/o van acompañadas de otros síntomas.

En el caso de aftas en los niños, se debe consultar con el pediatra, sobre todo si se presenta también fiebre y hay otras molestias.

Hay que acudir al odontólogo si las aftas son recurrentes, duran más de dos semanas o van acompañadas de otra sintomatología.

Cuando se dan estos factores, más allá de mitigar los síntomas, lo primordial es determinar la causa de las aftas y poder actuar en consecuencia.

¿Por qué salen las llagas?

Las causas de las llagas pueden ser muy diversas y pueden confluir factores predisponentes de carácter endógeno, como agentes desencadenantes de tipo exógeno.

  • Factores genéticos. Existen estudios que afirman que la probabilidad de que una persona sana tenga aftas aumenta si uno de sus progenitores tiene tendencia a padecerlas, siendo aún mayor cuando se trata de ambos padres. La incidencia también es muy alta en el caso de gemelos univitelinos. 
  • Infecciones. Tanto las infecciones víricas como bacterianas pueden manifestarse con lesiones ulcerosas en la mucosa bucal. Algunas de las más frecuentes son el herpes simple oral, la herpangina y la enfermedad de mano-pie-boca. Estas dos últimas son una de las principales causas de la aparición de aftas en niños pequeños.
  • Traumatismos. Una limpieza dental agresiva, una mala oclusión dentaria o una dentadura mal adaptada pueden provocar úlceras bucales de forma recurrente. También es frecuente sufrir aftas al iniciar un tratamiento de ortodoncia debido a la fricción de los brackets, los alambres o las férulas. En estos casos, la aparición de llagas es un hecho esperable y que debería remitir a los pocos días. Morderse accidentalmente los labios, la lengua o la cara interna de las mejillas es otra posible causa de aparición de aftas.
  • Hipersensibilidad alimentaria. Hay alimentos que producen llagas en la boca en determinadas personas. De ser así, la causa de las aftas puede ser fácilmente identificable, ya que su aparición coincide con la ingesta de dichos alimentos. Se trata principalmente de las nueces, las avellanas, el marisco, el queso, el chocolate, el vinagre, la mostaza, la leche, el trigo, la soja, la piña y el limón.
  • Alteraciones psicológicas. El estrés, la depresión, al ansiedad y las situaciones de elevada tensión emocional pueden provocar la aparición de aftas únicas o múltiples. 
  • Alteraciones hormonales. El aumento de los niveles de progesterona y la disminución de los niveles de estrógenos en las mujeres pueden desencadenar la formación de llagas en la boca. Esto se debe a que dicha fluctuación hormonal puede provocar una deficiente queratinización de las mucosas y un aumento de la fragilidad epitelial. Por este motivo, las mujeres tendrían un mayor riesgo de sufrir aftas tras la ovulación o los días previos a la llegada de la menstruación. También se ha observado que la tendencia a padecer llagas bucales suele desaparecer en el embarazo, probablemente por el aumento de los niveles de estrógeno que implica la gestación.
  • Carencias nutricionales. Un déficit de hierro, zinc, vitamina B12 y ácido fólico podrían favorecer la aparición de aftas bucales.
  • Tabaquismo. El tabaco provoca un mayor grado de queratinización en las mucosas bucales. De ahí que las aftas en personas fumadoras suelan ser infrecuentes. No obstante, uno de los efectos del tabaco en la salud bucal son los cambios en la saliva. Estas alteraciones tanto en su cantidad como en su composición sí pueden incrementar la predisposición a aftas bucales en algunas personas.
  • Reacciones adversas a fármacos. Los corticoesteroides, los inmunopresores, los antineoplásicos y los antiinflamatorios no esteroideos son algunos de los fármacos que pueden causar aftas. 
  • Síndrome de Marshall o Síndrome PFAPA(Periodic, Adenopathy, Pharyngitis and Afthea). Se trata de un síndrome que suele iniciarse entre los 2 y los 5 años de edad y que tiende a ser más frecuente entre los niños. Se caracteriza por sufrir, aproximadamente una vez al mes, un episodio de fiebre que dura de 3 a 6 días y que suele ir acompañado de fiebre, dolor de garganta, aftas e inflamación de los ganglios linfáticos.
  • Enfermedades reumáticas. El síndrome de Behçet (inflamación crónica de los vasos sanguíneos), la artritis reactiva (enfermedad inflamatoria que se produce en reacción a las infecciones por ciertas bacterias) y el síndrome de Sweet (enfermedad rara de la piel) son afecciones reumáticas que pueden cursar con la presencia de aftas o llagas en la boca. 
  • Hemopatías. La neutropenia cíclica y la leucemia pueden manifestarse con la aparición de llagas de forma repentina o recurrente.
  • Enfermedades gastrointestinales. Las aftas pueden ser un síntoma de enfermedad celíaca o enfermedades inflamatorias intestinales crónicas como la enfermedad de Crohn y la colitis ulcerosa.
  • Carcinomas. Los carcinomas (cáncer de piel) también pueden localizarse en la mucosa oral. Por ello, cualquier lesión ulcerosa en labios, paladar, lengua o cara interna de los mejillas de más de dos semanas de evolución debe ser valorada por un odontólogo. 

Cabe recordar que, en la gran mayoría de los casos, la aparición de las llagas en la boca no reviste de gravedad, más allá de las molestias que puedan causar.

Sin embargo, cuando se suceden con frecuencia o son muy virulentas sí pueden ser una cuestión de salud, por lo que hay que acudir al odontólogo o pediatra con prontitud.   

Bibliografía

Bonet, R. & Garrote, A. Aftas bucales [en línea]. Farmacia Profesional, 2015. <https://www.elsevier.es/es-revista-farmacia-profesional-3-articulo-aftas-bucales-X0213932415727469>

Hitz, I. & Fistarol, S.K. Aftas y enfermedades aftosas de la cavidad oral [en línea]. Quintessence (ed. esp.) Volumen 25, Número 1, 2012. <https://www.elsevier.es/index.php?p=revista&pRevista=pdf-simple&pii=X0214098512944768>.

ENTRADAS MÁS VISTAS

5 consejos para el tratamiento de las aftas bucales
Salud bucodental
5 consejos para el tratamiento de las aftas bucales

Las aftas y úlceras bucales suelen ser dolorosas y pueden provocar molestias al hablar o comer. Por ello, se hace necesario un tratamiento que alivie sus síntomas, acelere su curación, evite infecciones oportunistas y prevenga la formación de nuevas lesiones.

LEER MÁS
Las aftas bucales: por qué salen y cómo curarlas
Salud bucodental
Las aftas bucales: por qué salen y cómo curarlas

Las aftas bucales pueden aparecer por distintas causas. Aunque no suelen ser graves, sí acostumbran a ser muy molestas. Por ello, el tratamiento de las llagas en la boca va dirigido principalmente a calmar el dolor, acelerar su curación y prevenir recurrencias.

LEER MÁS
Boca seca: cuando la producción de la saliva no es suficiente
Salud bucodental
Boca seca: cuando la producción de la saliva no es suficiente

La sequedad bucal es una afección frecuente que, además de causar molestias en el día a día, puede favorecer la aparición de otras patologías. Por esta razón, es fundamental conocer los factores que pueden provocan la falta de saliva y aliviar sus síntomas.

LEER MÁS
Cómo afecta el tabaco a la salud bucal
Salud bucodental
Cómo afecta el tabaco a la salud bucal

El tabaco tiene un efecto muy nocivo en la salud bucodental. No solo por ser uno de los principales factores de riesgo para el desarrollo de diferentes enfermedades de la cavidad oral, sino también porque favorece complicaciones que afectan negativamente a la calidad de vida.

LEER MÁS