5 consejos para el cuidado de las manchas cutáneas

3 junio 2019 | Cuidado de la piel

5 consejos para el cuidado de las manchas cutáneas

Las manchas en la piel aparecen como consecuencia de una alteración de la melanina, el principal pigmento cutáneo.

Concretamente, se trata de hiperpigmentaciones que suelen ser de color marrón claro u oscuro y que pueden manifestarse en diferentes partes del rostro y el cuerpo.

Las manchas cutáneas, por tanto, hacen que la piel adquiera un tono irregular, lo cual constituye uno de los mayores motivos de preocupación estética.

En ese sentido, cómo eliminar las manchas en la piel es una inquietud frecuente tanto en las consultas de dermatología como en las oficinas de farmacia.

El reto está en que, el tratamiento para eliminar las manchas es difícil, pues no siempre se pueden evitar por completo los factores que lo promueven.

Entre ellos, un abuso de la exposición solar en la juventud, los desequilibrios hormonales, el consumo de medicamentos fotosensibilizantes, ciertas disfunciones endocrinas y afecciones dermatológicas como el acné, la dermatitis o la psoriasis.  

No obstante, un tratamiento para las manchas de la piel bien diseñado y cumplido con constancia puede suavizarlas e incluso hacer que estas desaparezcan totalmente.

El cuidado de las manchas cutáneas aúna dos estrategias: la protección solar diaria y los tratamientos despigmentantes.

Para ello, es necesario tener en cuenta estos cinco consejos específicos para unificar el tono:

  1. Detectar la tipología de mancha cutánea. Antes que nada, se deben identificar los tipos de manchas en la piel.

    Esto es primordial para poder descartar lesiones cancerosas o con riesgo a malignizarse.

    Las señales que deben ponernos en alerta ante una mancha o un lunar siguen la denominada regla ABCDE. Es decir, hay que acudir al dermatólogo con celeridad ante una lesión asimétrica (A), de borde irregular o ondulado (B), de color no homogéneo (C), con un diámetro mayor de 6mm (D) y que ha evolucionado rápidamente (E).

    También, ante cualquier herida en la piel que no cicatriza.

    A partir de ahí, se deberá adecuar el protocolo de actuación en función del tipo de mancha que se desee eliminar: pecas, melasma o cloasma, hiperpigmentación postinflamatoria, lentigos solares, lentigos simples y lunares.
  2. Proteger la piel de la radiación solar. El uso diario de protector solar es la mejor estrategia para prevenir las manchas en la piel. Sobre todo, en el caso de quienes tienen un mayor riesgo a experimentar hiperpigmentaciones cutáneas.

    En general se trata de personas con predisposición genética a las manchas, con un fototipo bajo, que viven en un área geográfica con un alto índice de radiación ultravioleta o que toman medicamentos fotosensibilizantes. Por ejemplo, los anticonceptivos, las terapias estrogénicas y los antiepilépticos.

    También, las embarazadas, las mujeres en proceso de menopausia o quienes sufren afecciones dermatológicas como acné, dermatitis o psoriasis.

    Por tanto, la recomendación del mejor protector solar se debe hacer teniendo en cuenta todos estos factores.

    Asimismo, la constancia en la fotoprotección es necesaria para ayudar a mantener los resultados y evitar retrocesos a la hora de iniciar un protocolo para eliminar las manchas cutáneas.
  3. Realizar un tratamiento despigmentante. Los productos tópicos con sustancias despigmentantes son muy efectivos para atenuar las manchas y unificar el tono de la piel.

    En función del tipo de hiperpigmentación que se desee eliminar, estos tratamientos pueden intervenir de diferentes formas.

    En primer lugar, inhibiendo la formación de melanina al actuar frente a las moléculas que activan el proceso. Para ello, las sustancias antioxidantes son clave.

    En segundo lugar, inhibiendo la tirosinasa, enzima que participa en la síntesis de la melanina.

    Y, en tercer lugar, fomentando la transferencia de la pigmentación a la superficie de la piel para poder ser eliminada. 

    Más allá de adecuar el tratamiento despigmentante al tipo de mancha, estos también deben estar disponibles en diferentes texturas para adaptarse a las diversas necesidades y tipologías cutáneas.

    Por lo general, este tipo de productos o cremas para eliminar manchas en la piel deben aplicarse una o dos veces al día sobre la zona afectada, durante al menos tres meses.

    Entre los principales activos despigmentantes que no son medicamentos, destacan el ácido kójico, el ácido fítico, el ácido ascórbico, la curcumina, el ácido salicílico, los alfa-hidroxiácidos (glicólico, láctico, cítrico y málico) y ciertos extractos vegetales.
  4. Tener cuidado con los factores desencadentantes. Si bien es cierto que los cambios hormonales en determinadas etapas de la vida de la mujer, las disfunciones endocrinas, ciertas enfermedades dermatológicas o el consumo de algunos medicamentos no se pueden evitar, hay otras causas que fomentan la aparición de manchas cutáneas en las que sí se puede intervenir.

    Entre ellas, adoptar unos hábitos de exposición solar saludables, prescindir de ingredientes cosméticos que puedan ser fotosensibilizantes (por ejemplo, ciertas fragancias), extremar la precaución en caso de recurrir a la cera para la depilación del rostro y acudir a profesionales especializados en caso de querer realizarse algún tipo de tratamiento láser facial.

    Por su parte, una dieta equilibrada también contribuirá a mantener un tono uniforme en el cutis. Esto se debe a que el exceso de hierro o las deficiencias de este mineral y otros nutrientes como el calcio, la vitamina A, B y E pueden favorecer la aparición de manchas en la piel.
  5. Acudir al dermatólogo. En caso de melasma o hiperpigmentaciones postinflamatorias, puede ser necesario recurrir a medicamentos con efecto despigmentante.

    Estos suelen incluir principios activos como la hidroquinona o derivados, la tretinoína y los corticoides.

    Su presencia en productos cosméticos está prohibida y su uso debe ser siempre bajo prescripción y control médico.


    Así pues, a pesar de que la prevención es primordial en el cuidado de las manchas cutáneas, existen tratamientos efectivos para poder eliminarlas una vez aparecen.

Visual descargable al final del artículo

Documentación para descargar
Bibliografía

ENTRADAS MÁS VISTAS

Cómo cuidar la piel con queratosis pilaris
Cuidado de la piel
Cómo cuidar la piel con queratosis pilaris

La queratosis pilar se caracteriza por la presencia de pequeños bultos en la piel que no acostumbran a causar grandes molestias, pero sí una incomodidad estética. Por este motivo, conviene cuidar este tipo de piel con tratamientos específicos que mejoren su aspecto.

LEER MÁS
¿Por qué la piel se seca con el frío?
Cuidado de la piel
¿Por qué la piel se seca con el frío?

El frío puede provocar sequedad cutánea en la piel sana, así como agravar las molestias de quienes ya sufren de piel seca. Por este motivo, cuando las temperaturas y la humedad bajan, es fundamental insistir en el cuidado y la hidratación de rostro y cuerpo.

LEER MÁS
5 consejos para detectar manchas en la piel
Cuidado de la piel
5 consejos para detectar manchas en la piel

Las manchas de la piel suelen causar una incomodidad estética. No obstante, antes de iniciar cualquier tratamiento despigmentante, hay que saber detectar de qué tipo se trata y descartar su malignidad. La protección solar es clave para prevenir su aparición.

LEER MÁS
¿Cómo actuar frente a las heridas más frecuentes?
Cuidado de la piel
¿Cómo actuar frente a las heridas más frecuentes?

Un buen cuidado de las heridas es fundamental para acelerar su curación y que la piel pueda autorepararse de forma óptima. De lo contrario, el tejido cutáneo tendrá dificultades para regenerarse y acabará formando cicatrices más visibles y poco estéticas.

LEER MÁS