Cómo aliviar el picor en el cuerpo por estrés

8 septiembre 2023 | Cuidado de la piel

Cómo aliviar el picor en el cuerpo por estrés

El picor en el cuerpo por estrés, ansiedad, depresión u otro trastorno emocional es una condición ampliamente conocida por parte de los dermatólogos.

De hecho, su incidencia está en aumento y se estima que el picor como síntoma – tanto por sí solo, como por consecuencia de una enfermedad – tiene un importante componente psicológico en el 75% de los casos.

Este picor por estrés puede darse en cualquier etapa vital, pero es sobre todo frecuente entre las mujeres de 15 a 40 años de edad.

Este síntoma se describe como una sensación cutánea moderada o intensa que desencadena la necesidad de rascado.

Los picores en el cuerpo por estrés se producen porque este estado psicológico hace que haya cambios en el flujo de la sangre, un aumento de la temperatura de la piel y una mayor sudoración.

Como consecuencia, el organismo libera más histamina, neuropéptidos y mediadores vasoactivos e inflamatorios. Todas ellas, sustancias que favorecen el picor o prurito, que es como se conoce médicamente a este síntoma.

Aunque el rascado puede aliviar temporalmente la sensación de picor por activación de circuitos neuronales inhibidores, también amplifica el prurito a nivel encefálico, lo que agrava el ciclo picor-rascado.

El picor en el cuerpo por estrés no debería obviarse nunca, ya que condiciona en menor o mayor medida el día a día de quienes lo sufren, afectando su calidad de vida y aspectos como la productividad, la vida íntima y la calidad del sueño.

Todo ello, a su vez, favorece y empeora los cuadros de depresión y ansiedad, generando más picor y creando un círculo vicioso difícil de romper.

Las consecuencias del prurito por estrés

Es muy habitual que el prurito generalizado por estrés tenga consecuencias visibles en la piel.  

A nivel dermatológico, los picores corporales por estrés suelen provocar inflamación e irritación cutánea, así como heridas por rascado que pueden infectarse. A su vez, esto causa más prurito debido a la alteración de la barrera cutánea.

El rascado continuado también puede provocar la liquenificación de la piel. Esto sucede porque la piel se engrosa como mecanismo de defensa.

Tampoco hay que olvidar la capacidad de las heridas de formar cicatrices permanentes, con las implicaciones estéticas que estas comportan.

Aunque el prurito por estrés suele ser generalizado en todo el cuerpo, a veces se localiza en alguna zona concreta. En ese sentido, destaca el picor en el cuero cabelludo

De ser así, pueden aparecer heridas, descamaciones e infecciones en esta área, lo que agrava la condición.

El picor en el cuerpo por estrés puede ser generalizado o afectar únicamente ciertas zonas como el cuero cabelludo o las piernas.

También suele ser más habitual en aquellas partes del cuerpo con menos glándulas sebáceas y, por tanto, más propensas a la sequedad cutánea. De ahí que muchas veces se consulte por picor de piernas por estrés, ya que las extremidades son una de las zonas que más tienden a deshidratarse.

Cabe señalar que no siempre este tipo de picazón deja marcas en la piel. A veces, el rascado puede controlarse o no ocasionar lesiones, pero no por ello debe minimizarse.  

Más allá de a nivel cutáneo, el prurito crónico se asocia a los trastornos del sueño. Esto sucede porque el picor puede dificultar el descanso.

Esto es crítico, ya que existe una relación directa entre insomnio y depresión, así como con los trastornos psiquiátricos en general.

También se ha observado que el picor por ansiedad o depresión está vinculado a una mayor incidencia de pensamientos suicidas, por lo que siempre se debe valorar y tratar este síntoma. 

Picor por estrés y enfermedades dermatológicas

El estrés puede actuar como factor desencadenante de muchas afecciones de la piel que cursan con picor.

Entre ellas, la dermatitis atópica en adultos, la urticaria crónica, la rosácea, la dermatitis seborreica y la psoriasis.

También puede asociarse a la vulvovaginitis y a la sequedad vaginal, ocasionando picor vulvar o vaginal por estrés.

Otra clínica frecuente es el empeoramiento del prurito asociado a la sequedad cutánea después de un episodio de tensión emocional, afectando especialmente a las pieles maduras y a la piel seca por el frío.

Por su parte, ciertas enfermedades de la piel como el liquen simple o plano presentan una clara asociación con el estrés y aparecen como consecuencia de un rascado continuado en personas con prurito severo.

De hecho, el liquen simple es la patología dermatológica más relacionada con la ansiedad. Suelen ser pacientes con un perfil obsesivo-compulsivo que obtienen gratificación con el rascado.

Paralelamente, episodios de agobio, tristeza, nerviosismo o tensión pueden ocasionar picor en personas con alergias que presentan reacciones en la piel o en los ojos.

Aunque no se trata de picor propiamente dicho, hay quienes consultan por picores en el ano por estrés.

En realidad, se trata más bien de una sensación de ardor y quemazón que puede aparecer en el área genito-anal. Es lo que en dermatología se conoce como somatodinias y hace referencia a las somatizaciones cutáneas

También es habitual que estas afecten a la mucosa bucal, provocando el síndrome de la boca seca.

Finalmente, el picor en el cuerpo por estrés puede ser consecuencia de trastornos psiquiátricos primarios como el delirio de parasitosis o la dermatitis artefacto o facticia. 

En el primer caso, la persona cree estar infestada por insectos que le provocan sensaciones en la piel, y supuestas lesiones que en realidad son autoprovocadas.

En el segundo caso, la persona también se provoca a sí misma heridas con el rascado.

Aunque no cursen con picor, también habría que valorar si existen otras afecciones dermatológicas vinculadas a episodios de tensión emocional como es la caída del cabello por estrés, la alopecia areata, el acné adulto, la caída de las pestañas y cejas, la hiperhidrosis o sudoración excesiva – entre la cual destaca el sudor de manos y pies por ansiedad – e infecciones frecuentes en la piel como el herpes y el impétigo.

Cómo tratar los picores por estrés

Es fundamental valorar siempre los picores en el cuerpo por estrés, independientemente de la presencia o no de lesiones en la piel.

Una vez se descarta el posible origen orgánico del prurito, hay que romper el círculo vicioso picor-estrés lo antes posible para minimizar su impacto en la calidad de vida de quienes los sufren y prevenir sus consecuencias.

En primer lugar, será fundamental instaurar medidas para rebajar el nivel de estrés y, si este va asociado a una condición psicológica como ansiedad o depresión, iniciar el tratamiento farmacológico y terapéutico correspondiente.  

Al mismo tiempo, es imprescindible mantener una buena hidratación cutánea y se recomienda aplicar cremas para el picor de la piel con agentes calmantes y antipruriginosos.

Para prevenir las infecciones por rascado, se pueden prescribir corticoides tópicos o fármacos como los inhibidores de la calcineurina y la capsaicina.

Los antihistamínicos también han sido utilizados tradicionalmente para el tratamiento del los picores por estrés, ya que mejoran mucho la sintomatología. Entre ellos, destacan la bilastina, la ebastina y la cetirizina.

En caso de picor en la piel por estrés severo, puede ser necesario recurrir a psicofármacos como los inhibidores selectivos de la recaptación de la serotonina, los antidepresivos tricíclicos o la gabapentina.

Por último, la fototerapia ultravioleta también puede ser eficaz para mejorar la gravedad del picor. 

Autor: Laboratorios Viñas, departamento científico.

Bibliografía

Hawro, T., Przyblowicz, K., et alt. The characteristics and impact of pruritus in adult dermatologic patients: A prospective, cross-sectional study [en línea]. Journal of the American Academy of Dermatology, 2020. <https://doi.org/10.1016/j.jaad.2020.08.035>

Zaldua, M. Picores que esconden estados de estrés [en línea]. Canal Salud IMQ, 2022. <https://canalsalud.imq.es/blog/picores-que-esconden-estados-de-estrés>

Redacción. El círculo vicioso ansiedad-picor [en línea]. Integraderm. <https://integraderm.com/el-circulo-vicioso-ansiedad-picor/>

Compartir:

ENTRADAS MÁS VISTAS

Sudoración excesiva: síntomas, causas y tratamientos
Cuidado de la piel
Sudoración excesiva: síntomas, causas y tratamientos

La hiperhidrosis es una condición en la que se suda demasiado y de manera impredecible. Es por ello que interfiere de forma muy significativa en la vida de quienes la sufren. No obstante, un adecuado tratamiento para la hiperhidrosis evitará el sudor en exceso.

LEER MÁS
Cómo combatir el sudor en manos y pies por ansiedad
Cuidado de la piel
Cómo combatir el sudor en manos y pies por ansiedad

El sudor en manos y pies por ansiedad suele afectar la calidad de vida de las personas de una forma muy significativa. Su tratamiento puede ser complejo e implicar varios profesionales, pero es posible controlar la sudoración y reducirla.

LEER MÁS
5 consejos para tratar el acné hormonal en la mujer adulta
Cuidado de la piel
5 consejos para tratar el acné hormonal en la mujer adulta

El acné hormonal afecta a un número creciente de mujeres en la edad adulta. Además de su capacidad para formar cicatrices permanentes, esta afección suele tener un impacto muy negativo en la autoestima y la calidad de vida de quienes lo sufren. Por ello es fundamental poder tratarlo adecuadamente.

LEER MÁS
5 consejos para tratar el acné juvenil
Cuidado de la piel
5 consejos para tratar el acné juvenil

El acné juvenil afecta, de un grado u otro, a casi la totalidad de los adolescentes. Suele provocar un gran impacto en su autoestima y su calidad de vida, por lo que no debe menospreciarse. También tiende a causar cicatrices, sobre todo si no se trata correctamente.

LEER MÁS
Subscribirme a la Newsletter
Subscribirme a la Newsletter

Recibirás la newsletter
Consejos de CUIDADOEXPERTO
trimestralmente en tu email.

(*) Campos obligatorios
¡Gracias por subscibirte!

Estás a un sólo paso de completar tu subscripción

Para finalizar el proceso, haz clic en el enlace que te acabamos de enviar a tu correo electrónico para validar tu cuenta.

Si no lo tuvieras en tu bandeja de entrada, comprueba tu bandeja de SPAM o de correo no deseado.

¡Error al subscibirte!

Ha ocurrido un error, por favor inténtelo de nuevo más tarde.

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, así como analizar sus hábitos de navegación. El usuario tiene la posibilidad de configurar sus preferencias o rechazar las cookies AQUÍ

Necesarias por motivos técnicos

Análisis