Rosácea: causas, síntomas y tratamiento

17 febrero 2020 | Cuidado de la piel

Rosácea: causas, síntomas y tratamiento

La rosácea es una enfermedad de la piel de carácter inflamatorio, crónico y progresivo. Se estima que esta patología cutánea afecta alrededor del 10% de la población, aunque suele estar infradiagnosticada.

Los síntomas de la rosácea suelen incluir un enrojecimiento facial persistente, la formación de telangiectasias (arañas vasculares) y la aparición de protuberancias rojas e hinchadas.

Esto último se caracteriza por la presencia de ‘granos’ similares a los del acné. De hecho, también se conoce a esta patología cutánea como acné rosácea y ambas afecciones pueden coexistir. No obstante, la rosácea es una enfermedad con entidad propia.  

Todas estas manifestaciones suelen limitarse a la cara, localizándose principalmente en la piel de las mejillas, los pómulos, la frente, la nariz y el mentón. La rosácea en el cuerpo existe, pero es mucho menos habitual.

En un alto porcentaje de los casos pueden aparecer también síntomas de rosácea en los ojos como irritación, hinchazón y sequedad ocular y blefaritis. Es lo que se conoce como rosácea ocular.

Asimismo, la nariz agrandada y enrojecida suele ser la manifestación más habitual en los hombres con rosácea. Este síntoma aparece porque se produce un engrosamiento de la piel que hace que esta parezca bulbosa.

La rosácea se caracteriza por un enrojecimiento de la piel del rostro, la formación de telangiectasias y la aparición de granos similares a los del acné

Respecto a las causas de la rosácea, estas son inciertas y probablemente se trate de una enfermedad con una etiología multifactorial.

Lo que sí se sabe es que existe una predisposición individual y que hay factores ambientales que pueden desencadenar los brotes de rosácea.

En ese sentido, son más susceptibles a sufrir esta enfermedad cutánea las mujeres adultas (entre los 30 y los 60 años), con piel clara, que en algún momento han sufrido daño solar y que tienen antecedentes familiares de rosácea.

Paralelamente, se han identificado diferentes factores que pueden favorecer un empeoramiento de los síntomas o la aparición de nuevos brotes.

Entre ellos, las bebidas calientes, las comidas picantes, el vino tinto y otras bebidas alcohólicas, el café, el té, las temperaturas extremas, la luz del sol, el viento, el ejercicio físico, ciertos productos cosméticos (exfoliantes, cremas perfumadas, etc.) y los medicamentos que dilatan los vasos sanguíneos.

También se habla de rosácea por causas emocionales cuando su aparición parece estar asociada a periodos de estrés o a determinados estados depresivos.

Paralelamente, existe una hipótesis que considera que podría haber un ácaro que causa la rosácea, el Demodex folliculorum.

Tratamiento para la rosácea

El tratamiento para la rosácea dependerá de la fase en la que se encuentre la enfermedad y la gravedad de los síntomas.

En una fase leve o de pre-rosácea, la piel tiende a enrojecerse con facilidad ante los factores ambientales relacionados con la rosácea y se produce una sensación de escozor y acaloramiento conocida como ‘flushing’. Los afectados también suelen presentar una dilatación de los capilares subcutáneos (cuperosis).

En la fase moderada, aparecen lesiones papulopustulosas (granos parecidos a los del acné) y una mayor dilatación de los vasos sanguíneos subcutáneos (telangiectesias). La mayoría de las personas con rosácea suelen permanecer en este estadio.

Finalmente, en la fase severa, se agrandan las glándulas sebáceas, aparecen nódulos o forúnculos y se produce una hipertrofia de la piel, principalmente en la nariz (rinofima).

Los síntomas de rosácea, sobre todo en un estado inicial, pueden ser muy parecidos a los de otras enfermedades como el acné, la dermatitis seborreica y el lupus eritematoso. Por ello es conveniente acudir al dermatólogo para que pueda hacer un diagnóstico preciso.

A partir de ahí, el tratamiento suele consistir en una pauta específica de cuidados cosméticos que incluya el uso de limpiadores suaves, cremas hidratantes para rosácea y y protección solar.

En las fases moderadas o severas, estos cuidados suelen combinarse con el uso de medicamentos y antibióticos tópicos como el metronidazol, fármacos orales o láser vascular.

El maquillaje se puede utilizar para cubrir rojeces o marcas, pero solo cuando la enfermedad esté controlada. Además, el maquillaje para rosácea debe ser de probada tolerancia dermatológica para evitar que irrite la piel.

Hay que tener en cuenta que actualmente no hay una cura definitiva para la rosácea y que su reaparición es frecuente. No obstante, se pueden reducir los síntomas y controlar los brotes.

Esto es relevante, porque se trata de una enfermedad con una importante afectación estética, lo que suele afectar al bienestar emocional y la calidad de vida de quienes la sufren.

 

Autor: Laboratorios Viñas, departamento científico.

Bibliografía

Rainer, B.M, Kang, S, et Chien, A.L. Rosacea: Epidemology, pathogenesis and treatment [en línea]. Dermato-Endocrinology Journal. Vol.9, 2017. <https://www.tandfonline.com/doi/full/10.1080/19381980.2017.1361574>

Van Zuuren, E.J. Rosacea [en línea]. The New England Journal of Medicine, 2017. <https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/29091565>

Compartir:

ENTRADAS MÁS VISTAS

Sudoración excesiva: síntomas, causas y tratamientos
Cuidado de la piel
Sudoración excesiva: síntomas, causas y tratamientos

La hiperhidrosis es una condición en la que se suda demasiado y de manera impredecible. Es por ello que interfiere de forma muy significativa en la vida de quienes la sufren. No obstante, un adecuado tratamiento para la hiperhidrosis evitará el sudor en exceso.

LEER MÁS
5 consejos para tratar el acné hormonal en la mujer adulta
Cuidado de la piel
5 consejos para tratar el acné hormonal en la mujer adulta

El acné hormonal afecta a un número creciente de mujeres en la edad adulta. Además de su capacidad para formar cicatrices permanentes, esta afección suele tener un impacto muy negativo en la autoestima y la calidad de vida de quienes lo sufren. Por ello es fundamental poder tratarlo adecuadamente.

LEER MÁS
Cómo combatir el sudor en manos y pies por ansiedad
Cuidado de la piel
Cómo combatir el sudor en manos y pies por ansiedad

El sudor en manos y pies por ansiedad suele afectar la calidad de vida de las personas de una forma muy significativa. Su tratamiento puede ser complejo e implicar varios profesionales, pero es posible controlar la sudoración y reducirla.

LEER MÁS
Cómo aliviar el picor en el cuerpo por estrés
Cuidado de la piel
Cómo aliviar el picor en el cuerpo por estrés

Experimentar picor en el cuerpo por estrés es cada vez más frecuente y puede afectar de forma muy negativa la calidad de vida de quienes lo sufren. A su vez, un estado emocional de tensión puede agravar el prurito en diferentes condiciones dermatológicas.

LEER MÁS
Subscribirme a la Newsletter
Subscribirme a la Newsletter

Recibirás la newsletter
Consejos de CUIDADOEXPERTO
trimestralmente en tu email.

(*) Campos obligatorios
¡Gracias por subscibirte!

Estás a un sólo paso de completar tu subscripción

Para finalizar el proceso, haz clic en el enlace que te acabamos de enviar a tu correo electrónico para validar tu cuenta.

Si no lo tuvieras en tu bandeja de entrada, comprueba tu bandeja de SPAM o de correo no deseado.

¡Error al subscibirte!

Ha ocurrido un error, por favor inténtelo de nuevo más tarde.