Pies hinchados en personas mayores: causas y tratamientos

26 junio 2023 | Cuidado de los pies y manos

Pies hinchados en personas mayores: causas y tratamientos

Los pies hinchados en personas mayores son un problema común. Es lo que médicamente se conoce como edema y aparece por una acumulación anormal de líquido en las extremidades.

Esta hinchazón suele afectar a ambos pies y puede incluir los tobillos, las pantorrillas e incluso los muslos.

El edema en las piernas puede ir acompañado o no de dolor, así como de otros síntomas, tales como varices, sensación de pesadez, picor, hormigueo, y piel sensible y enrojecida.

Los pies hinchados en el adulto mayor suelen aparecer por la suma de diferentes factores relacionados con la edad y, en la mayoría de las ocasiones, no revisten gravedad.

De ser así, hay que valorar si se puede actuar ante dichos factores y buscar remedios para mitigar las molestias que puedan provocar.

En cualquier caso, no es una cuestión baladí, ya que los pies hinchados en personas mayores pueden mermar su movilidad, agravando el problema y disminuyendo su independencia.

En otras ocasiones, además, pueden ser síntoma de una disfunción grave en el organismo que debe valorarse lo antes posible por parte de un especialista. 

¿Por qué se les hinchan los pies a las personas mayores?

Las causas de los pies hinchados en ancianos pueden ser diversas. Sin embargo, entre las personas mayores destacan las siguientes:

  • Edad. El proceso de envejecimiento hace que las válvulas de las venas de las piernas pierdan colágeno y elastina, lo que afecta a su firmeza y funcionalidad.

    Esto puede dificultar el retorno de la sangre al corazón y que la sangre se acumule en las extremidades inferiores, lo que acaba provocando una hinchazón de piernas en las personas mayores.

    Esto es lo que médicamente se conoce como insuficiencia venosa y, más allá de los pies hinchados, puede presentarse acompañada de síntomas como piel seca, enrojecida o irritada, varices, engrosamiento y endurecimiento cutáneo en las piernas y los tobillos, y úlceras o heridas en las extremidades inferiores que tardan en sanar.
  • Vida sedentaria. Las personas mayores tienden a ser más sedentarias y esto favorece los problemas de circulación y, por tanto, los pies hinchados.
  • Dieta. A veces, el edema en las piernas en los ancianos tiene que ver con su alimentación.

    Una dieta muy rica en sal, una hidratación inadecuada o un estado nutricional deficiente (no ingerir la cantidad suficiente de proteínas o una pérdida importante de este nutriente, por lo general durante un periodo de enfermedad) puede manifestarse también con pies, tobillos y piernas hinchadas.

    El alcohol, por su parte, puede hacer que el cuerpo retenga un exceso de agua, provocando también hinchazón en las extremidades inferiores.
  • Calzado inadecuado. Unos zapatos que opriman el pie pueden entorpecer el flujo sanguíneo y causar hinchazón. De ahí que sea tan importante usar un calzado cómodo.

    Este mal hábito está muy extendido en toda la población, incluyendo los adultos mayores. En ese sentido, un estudio reciente de la Universidad de Extremadura llegó a la conclusión de que la mayoría de la población española de más de 65 años utiliza zapatos inadecuados.

    Además de la hinchazón, un calzado incómodo favorece la aparición de dolor de pies, ampollas y rozaduras, uñas partidas y callosidades, entre otros problemas.

El proceso de envejecimiento, el estilo de vida y el uso de calzado inadecuado son algunas de las principales causas de los pies hinchados en personas mayores.

  • Medicamentos. Con el paso de los años, las personas tienden a consumir más fármacos por la aparición de afecciones crónicas, y el edema en las piernas puede ser uno de sus efectos secundarios.

    Los antidepresivos, ciertos medicamentos para la presión arterial (los bloqueadores de los canales de calcio), la terapia hormonal sustitutiva con estrógenos para la menopausia, loscorticoides y los antiinflamatorios no esteroideos (AINE) como el ibuprofeno pueden provocar la aparición de pies y tobillos hinchados en pacientes mayores.
  • Lesión. Una lesión o cirugía que involucre las extremidades inferiores puede ser causa de pies hinchados y morados en personas de edad avanzada.
  • Enfermedad cardíaca. La hinchazón en los pies puede ser un síntoma de un problema o fallo cardíacos. Esto ocurre porque, cuando el corazón tiene daños, no puede bombear la sangre con eficiencia y el cuerpo retiene líquidos.

    Además de los pies hinchados, en ancianos hay que tener presentes otras señales de alerta como la dificultad para respirar (particularmente al hacer ejercicio o descansar), un ritmo cardíaco rápido, debilidad y fatiga, tos o sibilancia, flema blanca o rosada con manchas de sangre, distensión abdominal, aumento rápido de peso, pérdida del apetito, náuseas y vómitos, y dificultad de concentración o confusión.
  • Enfermedad renal. Las personas con disfunciones en los riñones no pueden drenar adecuadamente los líquidos, y estos se pueden acumular en el cuerpo. Sobre todo, en las extremidades inferiores, provocando pies hinchados en las personas mayores.

    Otros síntomas que pueden acompañar esta hinchazón en las piernas por enfermedad renal son micciones poco frecuentes, dificultad para respirar, adormecimiento o fatiga, dolor o presión en el pecho, convulsiones, náuseas o confusión.
  • Enfermedad hepática. Las afecciones del hígado pueden inhibir la producción de albúmina, una proteína que ayuda a detener la fuga de sangre de los vasos sanguíneos.

    De este modo, una falta de albúmina puede hacer que la sangre se fugue de las venas y el líquido se acumule en las piernas, provocando hinchazón en tobillos y pies.

    Más allá del edema, otros síntomas de enfermedad hepática son la ictericia – la piel y los ojos adquieren un color amarillento – la orina oscura, la aparición de moratones con facilidad, la pérdida de apetito, el picor en la piel, la falta de energía, las náuseas y vómitos, el abdomen blando y distendido, y las heces pálidas, con sangre o negras.
  • Coágulo sanguíneo. Las cirugías, las hospitalizaciones y ciertas enfermedades como el cáncer incrementan su incidencia con la edad.

    Todas ellas son factores de riesgo para desarrollar un coágulo de sangre y, por este motivo, pueden ser la causa detrás de los pies hinchados en personas mayores.

    Los coágulos sanguíneos se presentan cuando la sangre no fluye correctamente y las plaquetas se adhieren entre sí.

    Cuando esto ocurre en las venas de las piernas, estas pueden dificultar el regreso de la sangre al corazón y, como consecuencia, aparece hinchazón en los pies, los tobillos y las piernas.

    Es lo que se conoce como trombosis venosa profunda y es una condición grave, ya que puede bloquear las venas principales de las piernas o soltarse y moverse hacia el corazón o los pulmones.

    En el caso de los coágulos sanguíneos, la particularidad es que suele haber un solo pie hinchado. También el dolor, las molestias y los cambios en el color de la piel se presentan únicamente en la pierna afectada.

    Otro síntoma de coágulo sanguíneo es la fiebre leve (38.1ºC-38.5ºC).
  • Infecciones. Una infección también puede causar una hinchazón en las piernas.

    La diabetes en los pies se manifiesta, entre otras cosas, con una mayor predisposición a sufrir infecciones. Estas pueden complicarse fácilmente, por lo que las personas con diabetes deben permanecer atentas a cualquier cambio en sus pies.

Más allá de todas estas causas de pies hinchados en personas mayores, este grupo de edad también tiene una mayor facilidad por sufrir edema en las piernas en viajes largos (por ejemplo, al viajar en avión o conducir muchas horas), al permanecer mucho tiempo de pie, en climas cálidos, o si tienen sobrepeso u obesidad.

Remedios para los pies hinchados en personas mayores

La hinchazón en las piernas, tobillos y pies puede ser ocasional y desaparecer por sí sola. Por el contrario, si es recurrente, puede haber una causa subyacente que necesite tratamiento médico.

De ahí la importancia de acudir al especialista en caso de que esta no remita con los siguientes consejos:

  • Seguir una dieta saludable que asegure la cantidad suficiente de proteína.
  • Beber un mínimo de 8 a 10 vasos de agua al día.
  • Limitar o abandonar el consumo de alcohol y tabaco, ya que este último también afecta negativamente a la circulación.
  • Reducir la ingesta de sal.
  • Incluir alimentos ricos en potasio en la dieta, ya que pueden ayudar a reducir la retención de agua. Son alimentos ricos en potasio la patata, las legumbres, el plátano, la col, el kiwi y los champiñones.
  • Mantenerse activo y ejercitar las piernas mediante un paseo, senderismo, ciclismo, natación u otra actividad física.
  • Perder peso en caso de sobrepeso u obesidad.
  • No permanecer mucho tiempo sentado ni de pie.
  • No cruzar las piernas al sentarse.
  • Utilizar un calzado cómodo y adecuado para cada actividad.
  • Usar medias o calcetines de compresión.
  • Evitar las prendas de vestir muy apretadas.
  • Sumergir los pies en agua fría o aplicar frío para el tratamiento del dolor mediante compresas o hielo. También se puede alternar en la ducha periodos de agua tibia y fría.
  • Colocar las piernas sobre almohadas para que estén por encima del nivel del corazón para descansar y dormir.
  • Masajear los pies, realizando movimientos circulatorios hacia los muslos, con cremas para pies cansados o recalentados.
  • Hacer descansos con frecuencia al viajar para levantarse y, siempre que sea posible, caminar.
  • Explorar los pies a diario para detectar cualquier anomalía y poder tratarla lo antes posible.
  • Consultar con el médico los medicamentos que se están tomando para valorar la dosis o la posibilidad de recetar un fármaco diferente.
  • Acudir al podólogo con regularidad.
  • Hacer tratamientos de fisioterapia que puedan ayudar a los pies hinchados, tales como el drenaje linfático manual o la presoterapia.

Teniendo en cuenta que los pies hinchados en el adulto mayor pueden indicar una afección grave, cabe insistir en que nunca se debe minimizar dicho síntoma.

Es fundamental buscar asistencia médica de inmediato si la hinchazón va acompañada de dificultad para respirar, dolor torácico o fiebre. También si el edema en los pies empeora, y las piernas están rojas o calientes al tacto.

Autor: Laboratorios Viñas, departamento científico.

Bibliografía

Dugdale, D. Hinchazón de tobillos, pies y piernas [en línea]. MedlinePlus. Biblioteca Nacional de Medicina, 2021. <https://medlineplus.gov/spanish/ency/article/003104.htm>

Redacción. Cuidado de los pies en personas mayores [en línea]. Instituto Valenciano del Pie. <https://institutovalencianodelpie.es/cuidado-pies-personas-mayores/>

Cadman, B. ¿Por qué se hinchan mis pies? [en línea]. MedicalNewsToday. 2019. <https://www.medicalnewstoday.com/articles/es/326567>

Redacción. Inflamación de los pies: tratamiento y causas [en línea]. Center for Vascular Medicine. <https://www.cvmus.com/es/vascular-treatment/feet-swelling-treatment-and-causes>

Fernández, E. ¿Piernas hinchadas? El fisio puede ayudarte [en línea]. Sociedad Española de Geriatría y Gerontología, 2014. <https://www.segg.es/ciudadania/2014/01/27/piernas-hinchadas-el-fisio-puede-ayudarte>

Compartir:

ENTRADAS MÁS VISTAS

5 consejos para combatir el mal olor de pies
Cuidado de los pies y manos
5 consejos para combatir el mal olor de pies

El calor puede provocar una sudoración excesiva y el mal olor de los pies. Unas medidas de higiene y cuidado adecuadas pueden combatir estas molestias y prevenir complicaciones como las infecciones fúngicas o las lesiones en la piel.

LEER MÁS
Cómo combatir los pies cansados al final del día
Cuidado de los pies y manos
Cómo combatir los pies cansados al final del día

Al final del día es habitual que los pies se resientan: dolor, cansancio, pesadez, hinchazón… Son síntomas molestos que a veces pueden incluso resultar insoportables. Además, aunque los pies son un elemento esencial de nuestro sistema locomotor, no siempre les damos el cuidado que deberíamos. Si les dedicamos unos minutos al día, nuestros pies nos lo agradecerán.

LEER MÁS
5 consejos para combatir los pies secos
Cuidado de los pies y manos
5 consejos para combatir los pies secos

La piel de los pies tiende a deshidratarse con facilidad. Aunque tener los pies secos suele ocasionar principalmente una preocupación estética, a veces puede provocar molestias e incluso causar complicaciones. Unos hábitos de higiene y cuidado adecuados son suficientes para prevenirlo.

LEER MÁS
Errores y aciertos en el cuidado de las callosidades
Cuidado de los pies y manos
Errores y aciertos en el cuidado de las callosidades

Las callosidades pueden causar molestias, además de un problema estético. Un cuidado adecuado de los pies es fundamental para prevenir su aparición, así como para poder eliminarlas. También hay que evitar los zapatos estrechos y que compriman el pie.

LEER MÁS
Subscribirme a la Newsletter
Subscribirme a la Newsletter

Recibirás la newsletter
Consejos de CUIDADOEXPERTO
trimestralmente en tu email.

(*) Campos obligatorios
¡Gracias por subscibirte!

Estás a un sólo paso de completar tu subscripción

Para finalizar el proceso, haz clic en el enlace que te acabamos de enviar a tu correo electrónico para validar tu cuenta.

Si no lo tuvieras en tu bandeja de entrada, comprueba tu bandeja de SPAM o de correo no deseado.

¡Error al subscibirte!

Ha ocurrido un error, por favor inténtelo de nuevo más tarde.

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, así como analizar sus hábitos de navegación. El usuario tiene la posibilidad de configurar sus preferencias o rechazar las cookies AQUÍ

Necesarias por motivos técnicos

Análisis