Cómo tratar la foliculitis por depilación

27 mayo 2024 | Cuidado de la piel

Cómo tratar la foliculitis por depilación

La foliculitis por depilación se caracteriza por la aparición de puntos o granitos rojos después de depilarse.

Se trata de una inflamación de los folículos pilosos y puede aparecer tanto en mujeres como en hombres y con la mayoría de métodos de depilación.

A menudo, este tipo de foliculitis no causa molestias y es transitoria. Tan solo salen una especie de granos después de depilarse que desaparecen por sí solos al cabo de unas horas o días.

Sin embargo, otras veces estos granos rojos sí son dolorosos, causan picor y pueden llegar a infectarse.

Además, si el problema es recurrente, pueden aparecer manchas oscuras donde antes había los granitos rojos. Cuando esto ocurre, la hiperpigmentación de la piel se puede mantener durante meses y es difícil de resolver.

Al mismo tiempo, pueden causar una incomodidad estética. Sobre todo, cuando estos granitos después de la depilación aparecen en zonas muy visibles como la cara o el cuello.

En los hombres, es habitual que pase al afeitarse todos los días. Es lo que se conoce como pseudofoliculitis de la barba. Se le llama así porque aparecen pequeños 'bultos' con vellos encarnados, pero no hay infección.

En las mujeres, las áreas más visibles son la zona del labio superior (lo que se traduce en la aparición de granitos en el 'bigote') y las piernas. Sin embargo, son las granitos en las ingles los que suelen causar más molestias y tienen más riesgo de infectarse.

Por todo ello, es importante conocer qué es la foliculitis por depilación, por qué aparece y cómo podemos prevenirla. También, saber cuál debería ser el tratamiento en caso de que salgan estos puntitos rojos o granitos y los folículos pilosos se infecten.

¿Qué es la foliculitis por depilación y por qué aparece?

Tanto la depilación como el afeitado pueden causar una foliculitis. Sin embargo, son sobre todo los métodos depilatorios de tracción los que incrementan el riesgo. Es decir, aquellos que 'arrancan' el vello de raíz.

Entre ellos, los más populares son la cera (tanto la cera caliente como la cera fría), las pinzas y las depiladoras eléctricas.

Esto sucede porque, al eliminar el vello de forma traumática, se agrede al folículo piloso y este reacciona causando una inflamación.

Sin embargo, la foliculitis por depilación también puede aparecer con el afeitado. Este método puede irritar la piel y, además, suele favorecer la aparición de pelos enquistados o encarnados.

Es decir, pelos que crecen y se curvan dentro de la piel en lugar de crecer hacia la superficie.

Más allá de la afectación estética que causan los granitos al afeitarse o depilarse, existe el riesgo de que estos se infecten.

Al quedar la piel 'abierta', los microorganismos que habitan o entran en contacto con la piel pueden ingresar en los folículos pilosos e infectarlos.

Por lo general, se trata de foliculitis bacterianas. Es decir, la infección está causada por una bacteria. En la mayoría de los casos, por estafilococos (Staphylococcus aureus).

No obstante, a veces puede tratarse de una infección por pseudomonas (Pseudomonas aeruginosa). Esta suele adquirirse como una infección en piscinas climatizadas o jacuzzis donde los niveles de cloro y pH no son correctos.

En otras ocasiones puede estar causada por una levadura (Pityrosporum ovale) u hongos.

La foliculitis tiende a ser más frecuente en partes del cuerpo donde la depilación o el rasurado es más frecuente.

Asimismo, los granitos rojos en la piel suelen tener tendencia a aparecer allí donde el vello es más grueso y la piel es más sensible. También en las zonas donde hay mayor oclusión y sudoración.

Por este motivo, es habitual que aparezca foliculitis por afeitado en la barba en el caso de los hombres. Sobre todo, en la zona del cuello y la mandíbula.

En las mujeres, en cambio, son más frecuentes los granos en las ingles o granitos en el pubis por depilación. También la piel irritada y puntitos en las piernas.

En todos estos casos, puede haber pelos enquistados e infectados.

Este tipo de foliculitis suelen ser superficiales. Es decir, solo afectan al 'poro', lo que médicamente se conoce como ostium folicular.

Se caracterizan por ser granitos rojos en los que puede aparecer pus (pústulas blancoamarillentas), centrados por un pelo y rodeados de un halo inflamatorio.

Al drenarse el pus y salir el pelo, se forma una costra que cuando se desprende no deja cicatriz.

Cómo prevenir la foliculitis por depilación

La foliculitis por depilación puede ser un problema recurrente para algunas personas. Sobre todo, cuando se quiere eliminar el pelo con frecuencia o afeitarse a diario.

Sin embargo, hay diferentes medidas que se pueden adoptar para prevenir la foliculitis por depilación.

Mantener la piel hidratada

Lavar la piel antes y después de la depilación o el rasurado puede ayudar a prevenir la foliculitis.

También, mantener la piel hidratada y, sobre todo, aplicar una loción o crema humectante al terminar.

Es recomendable utilizar cremas con ingredientes que consigan restablecer el manto hidrolipídico como la urea, el ácido láctico, hialurónico y escualano.

Evitar los métodos depilatorios de tracción

La cera, las pinzas y las depiladoras eléctricas arrancan el vello de raíz y esto puede favorecer la aparición de foliculitis por depilación. Sobre todo, en personas con más factores de riesgo (pelo grueso y/o rizado y piel sensible).

Evitar estos métodos depilatorios puede ser una medida eficaz para prevenir la aparición de dichos puntos o granitos rojos en la piel.

Por su parte, las cremas depilatorias pueden ser convenientes en algunas personas con tendencia a foliculitis por depilación.

Sin embargo, estas actúan al destruir las proteínas del pelo y, como consecuencia, lo eliminan. El problema es que la piel está formada por proteínas similares a las del vello y las cremas depilatorias pueden irritarla en exceso.

Esto puede hacer que aparezcan igualmente puntos rojos o sarpullido después de la depilación.

La cera, las pinzas y las depiladoras eléctricas pueden favorecer la aparición de foliculitis por depilación al arrancar el vello de raíz.

Recurrir al afeitado

Aunque el afeitado también puede provocar foliculitis, el riesgo es menor que con los métodos de tracción.

El afeitado se puede realizar con cuchilla o con máquina eléctrica.

En caso de foliculitis bacterianas de repetición, es preferible usar una cuchilla nueva cada vez, así como desinfectar la máquina eléctrica.

Es recomendable aplicar una cantidad generosa de crema, gel o espuma de afeitado, rasurarse en la dirección del crecimiento del vello y enjuagar la cuchilla con agua tibia después de cada pasada.

Esta, además, debe estar siempre limpia y afilada.

Hay que evitar afeitarse al ras, estirar la piel y pasar la cuchilla por la misma zona más de dos veces.

No usar ropa muy ajustada

La ropa ajustada también pude favorecer la foliculitis por depilación. Hay que evitar prendas que aprieten, causen rozaduras e impidan que el vello pueda crecer hacia la superficie de la piel.

No manipular los granitos

En caso de que aparezcan granitos o pelos enquistados, no hay que tocarlos, rascarlos ni tratar de 'reventarlos'. 

Tratar los problemas de piel

Ciertas condiciones de la piel pueden contribuir a la foliculitis por depilación. Entre ellas, la sudoración excesiva, el acné juvenil o acné hormonal en la mujer, la rosácea, y la dermatitis atópica.

Es importante poder tratar estas condiciones para prevenir la foliculitis.

Optar por la depilación láser

La fotodepilación con láser o luz pulsada intensa (IPL) es una manera eficaz de prevenir la foliculitis por depilación. De hecho, se recomienda sobre todo si es recurrente y las demás medidas no han mejorado los síntomas.

Esto se debe a que la depilación con láser y IPL acaban con el vello de forma definitiva. Al no crecer nuevo pelo, desaparece el problema.

No obstante, a veces también puede aparecer foliculitis después de la depilación láser. Esto sucede porque la piel puede estar irritada e inflamada tras el tratamiento.

En caso que suceda, estos granitos después del láser tienden a desaparecer al poco tiempo.

Tratamiento para la foliculitis

La foliculitis por depilación no es contagiosa y puede desaparecer por sí sola. No obstante, si se infecta, puede necesitar un tratamiento antibiótico.

Además, a veces la foliculitis postdepilación puede desencadenar en la aparición de forúnculos. Estos se caracterizan por ser bultos rojos y dolorosos con pus.

El fórunculo puede empezar siendo pequeño e ir aumentando de tamaño con el paso de los días.

Este puede 'romperse' por sí solo y permitir que salga el pus. Sin embargo, a veces es necesario realizar una incisión para drenarlo.

Por lo general, estas son las recomendaciones a seguir en caso de foliculitis.

  • Lavar la zona con un jabón neutro o antibacteriano. También se puede utilizar un spray antiséptico para la piel. En caso de forúnculos, estos sprays pueden favorecer la curación y la cicatrización al ser antiexudativos y astringentes.
  • Aplicar un paño húmedo y tibio para aliviar las posibles molestias y ayudar a drenar los granos después de la depilación.
  • Usar un antibiótico en crema para la foliculitis. Generalmente, mupirocina. Aunque a veces también pueden prescribirse antibióticos tópicos como eritromicina, clindamicina o ácido fusídico.
  • Utilizar un antibiótico oral si hay muchos granitos o estos afectan a zonas extensas. También, si la foliculitis por depilación no se resuelve con las cremas antibióticas.
  • Eliminar el vello con depilación láser puede ser una opción eficaz de tratamiento para quienes sufren este tipo de foliculitis.
  • Proteger la piel afectada del sol con medidas físicas y/o protección solar para prevenir la aparición de manchas.
  • Si la foliculitis deja marcas o manchas, cuidar las cicatrices e iniciar un tratamiento despigmentante.

Si estas medidas no funcionan o la foliculitis por depilación es un problema recurrente, debe valorarlo un dermatólogo. 

 

Autor: Laboratorios Viñas, departamento científico.

Bibliografía

Redacción. Foliculitis por depilación [en línea]. Cínica Muñoz Matarredonda. https://dermatologiaclinica.es/enfermedad/foliculitis-por-depilacion/#:~:text=La%20foliculitis%20por%20depilaci%C3%B3n%20se,pueden%20tardar%20meses%20en%20resolverse

Oakley, A. Foliculitis bacteriana [en línea]. DermNet. All about the skin, 2016. https://dermnetnz.org/topics/bacterial-folliculitis

Bagazgoita, L. Granitos en la piel: explicación de una dermatóloga [en línea]. Lorea Bagazgoitia Dermatología, 2023. https://dermatologia-bagazgoitia.com/2023/12/granitos-en-la-piel-explicacion-dermatologa-12183

Redacción. Foliculitis [en línea]. Mayo Clinic. 2022. https://www.mayoclinic.org/es/diseases-conditions/folliculitis/symptoms-causes/syc-20361634

Compartir:

ENTRADAS MÁS VISTAS

Sudoración excesiva: síntomas, causas y tratamientos
Cuidado de la piel
Sudoración excesiva: síntomas, causas y tratamientos

La hiperhidrosis es una condición en la que se suda demasiado y de manera impredecible. Es por ello que interfiere de forma muy significativa en la vida de quienes la sufren. No obstante, un adecuado tratamiento para la hiperhidrosis evitará el sudor en exceso.

LEER MÁS
Cómo aliviar el picor en el cuerpo por estrés
Cuidado de la piel
Cómo aliviar el picor en el cuerpo por estrés

Experimentar picor en el cuerpo por estrés es cada vez más frecuente y puede afectar de forma muy negativa la calidad de vida de quienes lo sufren. A su vez, un estado emocional de tensión puede agravar el prurito en diferentes condiciones dermatológicas.

LEER MÁS
Cómo combatir el sudor en manos y pies por ansiedad
Cuidado de la piel
Cómo combatir el sudor en manos y pies por ansiedad

El sudor en manos y pies por ansiedad suele afectar la calidad de vida de las personas de una forma muy significativa. Su tratamiento puede ser complejo e implicar varios profesionales, pero es posible controlar la sudoración y reducirla.

LEER MÁS
5 consejos para tratar el acné hormonal en la mujer adulta
Cuidado de la piel
5 consejos para tratar el acné hormonal en la mujer adulta

El acné hormonal afecta a un número creciente de mujeres en la edad adulta. Además de su capacidad para formar cicatrices permanentes, esta afección suele tener un impacto muy negativo en la autoestima y la calidad de vida de quienes lo sufren. Por ello es fundamental poder tratarlo adecuadamente.

LEER MÁS
Subscribirme a la Newsletter
Subscribirme a la Newsletter

Recibirás la newsletter
Consejos de CUIDADOEXPERTO
trimestralmente en tu email.

(*) Campos obligatorios
¡Gracias por subscibirte!

Estás a un sólo paso de completar tu subscripción

Para finalizar el proceso, haz clic en el enlace que te acabamos de enviar a tu correo electrónico para validar tu cuenta.

Si no lo tuvieras en tu bandeja de entrada, comprueba tu bandeja de SPAM o de correo no deseado.

¡Error al subscibirte!

Ha ocurrido un error, por favor inténtelo de nuevo más tarde.

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, así como analizar sus hábitos de navegación. El usuario tiene la posibilidad de configurar sus preferencias o rechazar las cookies AQUÍ

Necesarias por motivos técnicos

Análisis