Aviso importante

La información que figura en esta sección está dirigida exclusivamente a profesionales sanitarios facultados para prescribir o dispensar medicamentos, por lo que requiere una formación especializada para su correcta interpretación. En caso de no pertenecer a este colectivo, le rogamos se abstenga de continuar.

Declaro que soy profesional sanitario con capacidad de prescripción o dispensación en España.

Higiene corporal

share, link, spread

La higiene corporal es un cuidado básico indispensable para que la piel se mantenga en buenas condiciones.

La sudoración es una manifestación fisiológica por la cual la piel se libera de toxinas y controla la temperatura corporal. El sudor, por sí solo, es inodoro y solo produce un olor característico cuando está expuesto a humedad en presencia de la flora bacteriana de la piel, que es la responsable del proceso de fermentación y descomposición que origina el olor corporal.

Las glándulas sudoríparas

La piel tiene dos tipos de glándulas sudoríparas: las glándulas ecrinas y las glándulas apocrinas. Ambas son responsables de la producción de sudor.

Las glándulas ecrinas se encuentran en casi todo el cuerpo y se abren directamente en la superficie de la piel.

Las glándulas apocrinas se localizan en las zonas donde hay abundantes folículos pilosos: las axilas, las ingles o el cuero cabelludo. Estas glándulas se activan por los estímulos emocionales y están latentes hasta la pubertad, momento en el que empiezan a segregar sustancias.

Sudoración excesiva

La sudoración excesiva puede ser debida a un amplio abanico de factores.

El calor, los esfuerzos físicos, como la práctica de actividad física intensa, y el estado emocional o nervioso son las causas principales que determinan una mayor sudoración. Son muchas las personas que padecen los inconvenientes de la sudoración excesiva, lo que les ocasiona situaciones de incomodidad y falta de seguridad.

Desodorantes vs Antitranspirantes

Normalmente, se confunden las acciones de los antitranspirantes y los desodorantes. Los antitranspirantes bloquean la expulsión de sudor con taponamientos en el conducto sudoríparo frenando así el flujo de sudor a la superficie de la glándula ecrina. Por su parte, los desodorantes eliminan o contrarrestan el olor de la axila, retrasando su desarrollo, reduciendo su percepción o enmascarándolo, gracias al uso de fragancias.

Los desodorantes están diseñados para eliminar el olor de la axila, no para reducir o eliminar la transpiración, constituyendo la mejor opción para las personas que no tengan problemas con el sudor, pero quieren sentirse frescas y libres de olores.

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, así como analizar sus hábitos de navegación. El usuario tiene la posibilidad de configurar sus preferencias o rechazar las cookies AQUI

Necesarias por motivos técnicos

Análisis