Aviso importante

La información que figura en esta sección está dirigida exclusivamente a profesionales sanitarios facultados para prescribir o dispensar medicamentos, por lo que requiere una formación especializada para su correcta interpretación. En caso de no pertenecer a este colectivo, le rogamos se abstenga de continuar.

Declaro que soy profesional sanitario con capacidad de prescripción o dispensación en España.

Aftas y úlceras bucales

share, link, spread

Las aftas o úlceras bucales constituyen una de las alteraciones más frecuentes de la cavidad bucal.  Aproximadamente, el 20 % de la población sufrirá aftas recurrentes en algún momento de su vida, aunque son más comunes en niños pequeños, adolescentes y adultos jóvenes, y tienden a disminuir su incidencia con el paso de los años.

La mucosa oral

Al igual que la piel protege al cuerpo del ambiente exterior, la mucosa oral recubre toda la cavidad bucal protegiéndola del daño mecánico, bacterias, virus, hongos y sustancias tóxicas. Además, realiza otras funciones como: controlar y regular el intercambio de fluidos y nutrientes con el entorno exterior, permitir saborear la comida y la bebida (gracias a las papilas gustativas de la lengua), y producir el mucus que lubrica la boca y la saliva (a través de las glándulas salivares).

¿Qué son las aftas?

Un afta, úlcera aftosa, úlcera bucal o estomatitis aftosa, llamada comúnmente “llaga”, es una interrupción de la continuidad física de la mucosa oral, es decir, una pérdida de tejido (herida), con su correspondiente funcionalidad.

Aunque se consideran benignas, las aftas o úlceras bucales pueden llegar a ser muy dolorosas y a veces dificultan o imposibilitan el hablar y comer, además pueden infectarse provocando complicaciones, lo que hace necesario tratarlas de manera rápida y eficaz.

Tipos de aftas

Según sus manifestaciones clínicas, localización, forma y tamaño, se pueden diferenciar tres tipos de aftas:

Aftas bucales: Causas

Las causas de las aftas bucales suelen ser desconocidas. Sin embargo, se cree que hay personas que tienen una predisposición genética a sufrirlas, mientras que también pueden ser consecuencia de factores nutricionales, hormonales o inmunológicos.

Asimismo, ciertas infecciones bacterianas o virales pueden manifestarse con la aparición de llagas o úlceras bucales.

Más allá de la estomatitis aftosa, también pueden aparecer aftas en la mucosa oral como consecuencia de un traumatismo. Por ejemplo, por los tratamientos de ortodoncia, el uso de prótesis dentales, mordeduras o determinados productos de higiene bucal.

El ácido hialurónico en el tratamiento y prevención de las aftas

En las aftas y úlceras bucales se produce una pérdida del tejido conectivo de la mucosa bucal y gingival. El ácido hialurónico es un constituyente fisiológico de este tejido. Además, interviene en los procesos de reparación tisular y cicatrización, actuando localmente como sustancia protectora, reparadora, antiinflamatoria, antiedematosa y cicatrizante.

Los productos tópicos a base de ácido hialurónico son una alternativa muy eficaz para el tratamiento y la prevención de las aftas bucales. Además, el ácido hialurónico presenta múltiples ventajas. Al ser un constituyente fisiológico del tejido de la mucosa bucal y gingival, no tiene contraindicaciones ni interacciones y es inocuo en caso de ingestión.

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, así como analizar sus hábitos de navegación. El usuario tiene la posibilidad de configurar sus preferencias o rechazar las cookies AQUI

Necesarias por motivos técnicos

Análisis