Nuestro Sitio Web utiliza cookies propias y de terceros para personalizar la navegación, y mejorar sus servicios mediante el análisis de los hábitos de navegación de los usuarios. Si continua navegando, Usted acepta su uso de conformidad con nuestra Política de Cookies. Ver más información / X

Ferrosol Flash y su eficacia frente a la carencia de hierro en las adolescentes

Ferrosol Flash y su eficacia frente a la carencia de hierro en las adolescentes

 

El hierro es fundamental a lo largo de toda nuestra vida, pero en periodos de crecimiento, desarrollo cognitivo, actividad física y mental intensa o infecciones recurrentes, asegurarnos un aporte adecuado adquiere mayor relevancia, pues es entonces cuando las necesidades de nuestro organismo aumentan.

 

Junto con el grupo de los lactantes, los adolescentes son el sector de población con mayor riesgo de padecer una carencia de hierro, especialmente las niñas a partir de la primera menstruación. La mayor necesidad de hierro durante esta etapa es debida ala aceleración del crecimiento y a los cambios en la composición corporal. Hay que tener en cuenta que durante este periodo los adolescentes adquieren el 15-25% de la talla y el 40-45% del peso adulto. Se produce un aumento de demanda de hemoglobina, debido a la expansión del volumen de sangre, mioglobina, para el incremento en la masa muscular, y enzimas para el crecimiento. Existen otros condicionantes externos, como una mayor actividad física y una creciente exigencia intelectual.

 

Durante esta etapa también existe el riesgo de una dieta insuficiente, pobre en alimentos saludables, esenciales en la pirámide dietética, a favor de otros de escaso valor nutricional como la comida rápida. La falta de hierro es la deficiencia nutricional más prevalente y la causa más común de anemia en adolescentes. Si tenemos en cuenta que se destacan cifras de prevalencia de déficit de hierro del 8,6% en varones y del 12,6% en mujeres, –porcentaje superior consecuencia de las pérdidas menstruales- es de vital importancia que se esté atento con el fin de detectar y evitar el desarrollo de ferropenia y anemia.

 

Tras la primera regla, ellas tienen más riesgo

 

El sangrado menstrual es el factor más fuertemente asociado con la deficiencia de hierro en niñas preadolescentes. Hay que considerar que, a las exigencias marcadas por la transformación física propia de esta etapa, a las niñas se les suma la pérdida de hierro a través de la menstruación. Esto explica que ellas tengan más probabilidad de desarrollar anemia ferropénica que ellos y que, por este motivo, su requerimiento de hierro sea superior. Mientras a los chicos de entre 11 y 18 años se les aconseja una ingesta de 12 mg/día, la recomendación para las chicas en este mismo tramo de edad es de 18 mg/día. Los requerimientos en las niñas empiezan a incrementarse después de la menarquia, pues se calcula que pierden entre 30-40 ml de sangre en cada menstruación, lo que representa una pérdida aproximada de 15-30 mg de hierro en cada ciclo. La situación se agrava si se produce menorragia, con sangrados menstruales abundantes, con pérdidas de más de 80 ml.

 

Aproximadamente el 75% de este grupo no cubre las ingestas dietéticas de hierro suficientes, por lo que entre el 10 y el 40% presentan deficiencia de hierro, afectando negativamente a su salud. Conviene estar atentos a los síntomas. El más habitual es la fatiga. La deficiencia de hierro, sin anemia, se ha relacionado también con un incremento de la fatiga muscular y una disminución en la capacidad de aprendizaje y de memoria en adolescentes. Los síntomas mejoran rápidamente con la suplementación con hierro.

 

Ferrosol Flash, la solución más efectiva

 

En la adolescencia, cuando se produce el llamado “estirón”, Ferrosol Flash, un innovador producto alimenticio en suplementación infantil de Laboratorios Viñas, se presenta como una solución ideal para hacer frente a la carencia de hierro ocasionada por los cambios corporales –más necesaria en las niñas después de la menarquia-, el esfuerzo escolar y cognitivo, la actividad física y las carencias derivadas de una dieta desequilibrada.

 

La tecnología del Hierro Sucrosomial, permite una mayor biodisponibilidad, facilitando que el hierro se absorba más que el sulfato ferroso y otras sales orales de hierro. Gracias a su estructura, que incluye una cubierta externa Sucréster (éster de sacarosa) y una membrana intermedia fosfolipídica, la molécula de pirofosfato férrico queda protegida sin contactar con la mucosa gastrointestinal, facilitando una óptima tolerabilidad y eliminando las molestias gastrointestinales presentes en los suplementos tradicionales, como son el sabor metálico, el dolor de estómago, el estreñimiento o la diarrea o la coloración oscura de las mucosas y las heces.

 

Ferrosol es el único complemento alimenticio con Hierro Sucrosomial infantil con la tecnología cuya eficacia y seguridad han sido avaladas clínicamente con más de 53 estudios y 4.541 pacientes.

 

Ferrosol Flash combina el Hierro Sucrosomial (12 mg de hierro/sobre), con todas las Vitaminas del Grupo B y Vitamina C. Esta formulación, con agradable sabor a cola y en forma bucodispensable, se disuelve directamente en la boca sin necesidad de agua, ayuda a normalizar rápidamente los niveles de hierro y superar la sensación de fatiga y debilidad general del adolescente.

 

Indicado a partir de 8 años. Se recomienda 1 sobre/día.

 

Otros productos de la gama son:

- Ferrosol Gotas, sin sabor y administrable con otros alimentos. Indicado hasta los 4 años.

- Ferrosol Sobres, para disolver en agua, con un agradable sabor a cereza y administrable junto con otros alimentos. Indicado en niños entre 4 y 7 años.

 

Productos relacionados

Más Compartir