Nuestro Sitio Web utiliza cookies propias y de terceros para personalizar la navegación, y mejorar sus servicios mediante el análisis de los hábitos de navegación de los usuarios. Si continua navegando, Usted acepta su uso de conformidad con nuestra Política de Cookies. Ver más información / X

Ginecomplex Lactancia, el aporte de DHA que necesita la mamá y el bebé

Ginecomplex Lactancia, el aporte de DHA que necesita la mamá y el bebé

 

No hay mejor opción que la leche materna para alimentar al bebé. Numerosos estudios han demostrado su excelente valor nutricional e inmunológico, sus beneficios en el crecimiento, desarrollo y defensas, su contribución al establecimiento de flora bacteriana y al desarrollo cognitivo. Además, potencia el vínculo afectivo entre madre e hijo.

 

La Organización Mundial de la Salud (OMS), la Academia Americana de Pediatría (AAP) y el Comité de Lactancia de la Asociación Española de Pediatría, recomiendan “La alimentación exclusiva al pecho durante los primeros 6 meses de vida de los bebés y continuar dando el pecho, junto con las comidas complementarias adecuadas, hasta los 2 años de edad o más”.

 

Si es importante cuidar la dieta durante el embarazo, más lo es cuidarla durante la lactancia, pues las necesidades nutricionales durante este periodo son mayores que durante los meses de gestación. La leche que se secreta en aproximadamente 4 meses representa un consumo de energía igual al de todo el embarazo. No hay que olvidar que de la alimentación de la madre depende la composición de la leche y si la primera presenta carencias en minerales y vitaminas, también lo hará la alimentación del bebé.

 

Este déficit se puede evitar mejorando la alimentación o tomando suplementos nutricionales, ya que, determinados componentes, como el ácido docosahexaenoico (DHA), el ácido fólico, el yodo, el hierro o la vitamina A, que cumplen un importante papel en el óptimo desarrollo del bebé, son difíciles de obtener solo a través de lo que comemos.

 

Cuando la dieta no es suficiente

 

El DHA es un ácido graso esencial, los humanos no tenemos capacidad de producirlo y lo obtenemos a partir de la dieta. Al respecto, se han realizado diferentes estudios en los que ha quedado de manifiesto que los niveles de DHA varían en función de la dieta y el estilo de vida de la madre, decrecen durante el embarazo y disminuyen todavía más cuando se amplía el periodo de lactancia.

 

Los paneles de expertos recomiendan la ingesta de 200-300 mg de DHA para mujeres embarazadas y en periodo de lactancia (3), niveles que, normalmente, no se alcanzan con la dieta habitual. Las mujeres lactantes que reciben suplementos de DHA presentan un aumento de este ácido graso en la leche de forma lineal y dosis dependiente.

 

DHA, esencial para madre e hijo

 

La depresión postparto es un importante problema de salud pública. Se trata de un trastorno frecuente, con una prevalencia de entre el 0,5 y el 24,5%. La carencia de ácidos grasos omega-3, causada por el traspaso de reservas para el desarrollo del cerebro fetal se asocia a la aparición de depresión, durante el embarazo y después del parto. Para prevenirla o para que actúen como coadyuvante terapéutico en caso de manifestarse, es aconsejable suplementar a las embarazadas con ácidos grasos de serie omega-3 como el DHA.

 

El DHA es igualmente importante para el bebé, ya que favorece su función visual y neuronal, contribuyendo a un correcto desarrollo mental y cognitivo. Hay que considerar que el DHA es el ácido graso más abundante en el cerebro y en la retina, representando el 97% y 93%, respectivamente, de todos los ácidos grasos omega-3 en el cerebro y ojos. Diferentes estudios señalan que niveles más elevados de DHA en la leche materna están asociados con la mayor habilidad en el niño para adaptarse más fácilmente a los cambios en el entorno, ventajas en su desarrollo mental, mejoría en el desarrollo psicomotor a los 2,5 años de edad, así como en la capacidad de atención a los 5 años de edad. Por el contrario, una ingesta temprana inadecuada de DHA puede afectar a la función visual posterior y a su neurodesarrollo.

 

Ginecomplex Lactancia, completo y equilibrado

 

El riesgo de no cumplir con los requisitos de minerales y vitaminas aconsejados por los especialistas puede evitarse tomando Ginecomplex Lactancia, de Laboratorios Viñas, una combinación de ácidos grasos omega-3 (DHA y EPA), oligoelementos, minerales y vitaminas específicamente recomendada para cubrir las necesidades nutricionales fundamentales de la madre y el bebé lactante durante la lactancia.

 

En su completa formulación se encuentran, además de los ácidos grasos omega-3, vitamina A, implicada en el buen funcionamiento de la visión, del sistema inmunológico y el metabolismo normal del hierro, ácido fólico, que beneficia el crecimiento de los tejidos maternos durante el embarazo y el proceso de división celular, vitaminas B1, B2, B3, B6, B8 y B12, favorecedoras del buen funcionamiento del sistema nervioso, vitamina E, que resguarda a las células del daño oxidativo, vitamina C, importante en la formación normal de colágeno para los vasos sanguíneos, y vitamina D, cooperante en la absorción del calcio y el fósforo.

 

Asimismo, contiene oligoelementos esenciales como el zinc, el hierro, el magnesio, el yodo y otros minerales como el calcio, el fósforo, el cobre y el manganeso.

 

Productos relacionados

Más Compartir