Nuestro Sitio Web utiliza cookies propias y de terceros para personalizar la navegación, y mejorar sus servicios mediante el análisis de los hábitos de navegación de los usuarios. Si continua navegando, Usted acepta su uso de conformidad con nuestra Política de Cookies. Ver más información / X


Ferrosol Flash, la suplementación de hierro para el adolescente

Ferrosol Flash, la suplementación de hierro para el adolescente

 

La adolescencia es sinónimo de cambio y transformación, y también una etapa con un alto riesgo de sufrir un déficit de hierro. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), alrededor del 10% de los adolescentes “sanos” pueden presentar una carencia de hierro en diferentes estadios. La prevención es fundamental para evitar que una ferropenia derive en una anemia ferropénica.

 

De los 10 a los 18 años se adquiere entre el 15-25% de la talla y el 40-45% del peso de la edad adulta. Al mismo tiempo, se produce un incremento de la masa ósea y muscular y una expansión del volumen sanguíneo total, de lo que se derivan unas mayores necesidades de hierro. Esta exigencia se acentúa en las niñas con la llegada de la menarquia –primera regla-. Con el inicio de la menstruación ellas tienen 10 veces más probabilidad de desarrollar anemia que los niños.

 

Junto a estos cambios metabólicos y el desarrollo puberal, confluyen otros factores asociados, como una intensa actividad física-deportiva que, según diferentes estudios, puede causar entre un 15% y un 20% de deficiencia de hierro, un mayor esfuerzo cognitivo, debido a las exigencias académicas, y el riesgo de caer en dietas desequilibradas y desajustadas.

 

Mantener buenos hábitos nutricionales, un reto más difícil durante este periodo

 

La adolescencia es un periodo especialmente vulnerable a las carencias de la dieta. El abandono de la infancia comporta la adquisición de nuevos hábitos alimenticios en los que el patrón familiar ya no es la única influencia. Aumenta el número de comidas realizadas fuera de casa, normalmente en establecimientos de comida rápida, con alto aporte calórico y escaso valor nutritivo, así como el consumo de precocinados. También es más fácil que se produzcan desajustes en los horarios de las comidas y se recurra al picoteo de snacks, bebidas azucaradas y refrescos, en detrimento del consumo de fibra, frutas y vegetales y, en general, de las pautas de la dieta mediterránea. Por otro lado, los jóvenes se dejan guiar por referentes sociales, como los asociados a la delgadez, que puede llevarles a dietas desequilibradas, o por tendencias en auge, como el vegetarianismo. Una dieta vegetariana bien planificada, incluso una dieta vegana, no supone un problema en sí, sin embargo, si no está bien estructurada puede conducir a un déficit de nutrientes comprometiendo el desarrollo del adolescente. Cuanto más restrictiva sea la dieta, mayores son los riesgos asociados. Diversos estudios han demostrado menores niveles de hemoglobina y ferritina sérica (reservas orgánicas de hierro) en niños vegetarianos.

 

Aportar un suplemento terapéutico cuando la alimentación no basta

 

La alta frecuencia de ferropenia durante la adolescencia sugiere la idoneidad de aportar suplementos de hierro, sobre todo en aquellos que realicen una importante actividad física, en chicas con menstruaciones abundantes o en aquellos que necesiten suplir carencias en la dieta. En general, los déficits de macronutrientes, oligoelementos, vitaminas y minerales se evitan con una dieta completa y variada, pero cuando los requerimientos aumentan, como es el caso de la adolescencia, se debe recurrir a una fuente extra en forma de suplemento terapéutico de unos 12-15 mg/día como prevención de la ferropenia latente durante el tiempo que el facultativo determine en función del riesgo.

 

Los preparados tradicionales de hierro a menudo resultan problemáticos por tres razones:

 

  • Baja biodisponibilidad. Cuando se habla, por ejemplo, de una dosis de 2-3 mg/kg/día de hierro elemental, según el tipo de sulfato ferroso u otras sales de hierro proporcionadas, de esos mg solo se absorbe entre un 10 y un 20%, menoscabando la efectividad del tratamiento.
  • Frecuentes reacciones adversas. Debidas a la elevada reactividad del hierro, responsable de efectos prooxidantes a su paso por el tubo digestivo, provocando reacciones gastrointestinales con dolor abdominal, náuseas, vómitos, diarrea o estreñimiento.
  • Falta de adherencia terapéutica. Estas reacciones gastrointestinales, así como características que pueden resultar molestas (mal sabor, tinción dental, oscurecimiento de las heces) conducen con frecuencia al abandono del tratamiento.

 

Ferrosol Flash, el aporte de hierro ideal para la adolescencia  

 

Ferrosol Flash es el complemento alimenticio de suplementación de hierro, ideal para adolescentes, que no presenta ninguno de los inconvenientes de los preparados tradicionales. La tecnología del Hierro Sucrosomial®, permite una mayor biodisponibilidad, facilitando que el hierro se absorba más que el sulfato ferroso y otras sales de hierro y, en consecuencia, se necesitan dosis inferiores.

 

Gracias a su estructura, que incluye una cubierta externa Sucréster (éster y sacarosa) y una membrana intermedia fosfolipídica, la molécula de pirofosfato férrico queda protegida y libre del contacto con la mucosa gastrointestinal, facilitando una elevada tolerabilidad y eliminando las molestias gastrointestinales presentes en los suplementos tradicionales.

Además, su agradable sabor a cola mejora la adherencia terapéutica.

 

Ferrosol Flash combina el Hierro Sucrosomial® (12 mg de hierro/sobre), con todas las Vitaminas del Grupo B y vitamina C (48 mg), que ayudan a normalizar rápidamente los niveles de hierro y a superar la sensación de fatiga generalen el adolescenteconsecuente a esta carencia.

 

Se aconseja tomar un sobre al día. Disolver el contenido del sobre directamente en la boca. No precisa agua. No interacciona ni con alimentos ni con otros fármacos, pudiendo ingerirse con el estómago lleno o vacío, en cualquier momento del día.

 

Los complementos alimenticios no deben utilizarse como sustituto de una dieta variada y equilibrada ni de un estilo de vida saludable.

 

Ferrosol Flash se presenta en cajas con 20 sobres bucodispersables

 

Otros productos de la gama Ferrosol, adaptados a los requerimientos de los niños en diferentes edades son Ferrosol Gotas, recomendado para niños de hasta 4 años y Ferrosol Sobres, para niños de entre 4 y 7 años.

 

Productos relacionados

Más Compartir